En 'Sueños de éter', Duato traslada a un mundo de sueños, a un paisaje irreal donde ocho mujeres danzan. Sus movimientos desvelan sus pesadillas más íntimas, rodeadas de sufrimiento. Muestra una atmósfera cargada de opresión en la que la danza puede ejercer una fuerza liberadora o donde podrían quedar atrapadas para siempre.

Por su parte, en 'Jardí tancat' se une al ballet la melodiosa voz de la cantante mallorquina María del Mar Bonet. Canta con dulzura y melancolía sobre los pesares del trabajo en la tierra o en el mar y de las pasiones amorosas que surgen en medio de tan duras tareas. Son cánticos basados en textos populares mallorquines, ya centenarios, a los que la cantautora ha puesto música. Los bailarines, expuestos en un escenario imaginario al aire libre, parece que sean movidos por la lluvia o el viento.

Asimismo, 'Coming together' es una pieza desafiante. Una música frenética y la repetición compulsiva de la carta de un prisionero político provocan sensaciones de confusión, furia, histeria y delirio. Supone un poderoso punto y final para una velada inolvidable, repleta de maestría.

El Ballet de Teatres de la Generalitat continúa trabajando en nuevas coreografías, entre ellas, la nueva creación de Ramón Oller, 'El meu Príncep' que se estrenará en el Teatro Rialto el próximo 25 de febrero, además de en el nuevo montaje que se estrenará en la temporada internacional 'Dansa valència', '1910 Los Ballets Rusos'.

Consulta aquí más noticias de Valencia.