Según la calificación del ministerio público, a la que tuvo acceso Europa Press, una de las palas mecánicas con las que contaba la empresa tenía doblada la puerta del motor, por lo que no encajaba y no se podía cerrar, teniendo que ser sujetada por una cuerda.

Además, tenía retirada, en espera de ser repuesta, la rejilla de protección del ventilador, circunstancias que, según apunta el fiscal en su escrito, eran conocidas por los dos acusados, que "permitieron que se siguiese utilizando con el consiguiente riesgo para la integridad física de los trabajadores".

De este modo, el 31 de octubre de 2005 cuando un empleado estaba utilizando esta máquina se soltó la puerta del motor. Al intentar cerrarla con la cuerda, tenía que introducir la mano y se quedó enganchada en el ventilador, lo que le causó la amputación de un dedo de la mano derecha y la fractura abierta de otros dos.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.