Francisco González
El presidente del BBVA, Francisco González, junto al comisario europeo Joaquín Almunia. (EFE) EFE

El presidente del BBVA, Francisco González, cuenta con una pensión que asciende a 79 millones de euros según consta en la información remitida por el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con motivo de la convocatoria de la junta general de accionistas del 12 de marzo.

El 19 de octubre del pasado año González ya cumplió 65 años En dicho informe consta también que el consejo de administración de la entidad ha decidido congelar tanto las aportaciones al plan de pensiones como el salario de Francisco González, así como eliminar las indemnizaciones por cese para los consejeros ejecutivos. El BBVA considera que estas medidas, con las que reduce los costes en ejecutivos 'top' del grupo, son acordes con las nuevas exigencias internacionales en materia de retribuciones al sector financiero.

En concreto, la entidad ha suprimido los denominados blindajes para lograr un ahorro teórico de 178 millones de euros. De este modo, Francisco González 'renuncia' a los 93,70 millones a que tenía derecho si el banco decidía prescindir sin causa justificada de sus servicios.

La medida afectaría fundamentalmente al consejero delegado de la entidad, Ángel Cano, quien mantiene el esquema de jubilación anticipada, estándar para todos los empleados del banco, consistente en un 75% del salario pensionable antes de cumplir los 55 años y un 85% después de los 55 años.

Pensión

Asimismo, se reducen considerablemente las obligaciones en materia de previsión (pensiones). En el caso del presidente, tras la aportación de 7 millones de euros en 2009 (inferior en un 30% a la de 2008) el banco ya no hará más aportaciones, dado que el 19 de octubre del pasado año González ya cumplió 65 años, "motivo por el cual el grupo no considera lógico seguir realizando dotaciones a su plan de pensiones una vez superada su edad legal de jubilación", explicaron fuentes financieras.

Así, la pensión resultante asciende a 79 millones de euros y engloba las cantidades provisionadas durante su trayectoria de 14 años al frente de BBVA. De esta forma se congela en una póliza de seguros cuyas prestaciones no podrán ser percibidas hasta que el presidente del consejo cese en sus funciones ejecutivas.

Baja el salario

Además, el nuevo esquema retributivo de BBVA modera los componentes salariales de sus consejeros ejecutivos,  de modo que en 2010 los salarios fijos se vuelven a congelar por tercer año consecutivo y se reducen las retribuciones variables.

En el caso del presidente, que en 2009 percibió una remuneración global de 5,3 millones de euros, su sueldo fijo se mantiene en 1,9 millones. Además, González recibió en 2009 una retribución variable de 3,4 millones, cifra inferior en un 1% a la de 2008 y en un 11% a la de 2007.