Padres y alumnos del centro junto a un fragmento de la carta
Padres y alumnos del centro junto a un fragmento de la carta. FOXNEWS

Hay bromas que puede costar muy caras. Si no, que se lo digan a Ron Sterr, director de una escuela de Primaria en Litchfield, en Arizona, quien ha sido suspendido por enviar una carta a sus compañeros de centro que simulaba ser una carta a los padres de los alumnos, en los que llamaba a los pupilos "tontos" por no saber resolver los problemas de matemáticas.

La carta no fue interpretada como una broma por parte de todos los profesores del centro y alguno hizo llegar ésta a los padres, tal y como cuentan en The Washington Post.

El fragmento de la carta polémico decía los siguiente: "Las matemáticas que nosotros enseñamos son realmente fáciles, y no sabemos si su hijo es vago o tonto como para no hacer correctamente los ejercicios, por lo que se lo enviaremos a casa para que usted determine si es vago o tonto".

Hubo división de opiniones entre los padres. Unos pensaban que sólo era una broma y que el director Sterr era un buen profesional. Sin embargo, la opción que primó fue la de los padres que pedían un duro correctivo al docente. El centro optó por suspenderlo, calificando de manera oficial esa broma como algo inaceptable.

De nada sirvieron las disculpas Ron Sterr, quien seguro que nunca olvidará lo cara que le ha costado una broma, que no sólo ha acabado con su cargo, sino que, según el WPost, puede acabar con su carrera en dicha escuela.