La acusación considera probado que Chapman no conocía el estado del avión y que el vuelo fue civil

Los abogados que representan a los familiares de 60 de los 62 militares fallecidos en el accidente aéreo del Yakovlev 42 en el nuevo juicio civil que se celebra en Zaragoza contra las empresas responsables del vuelo, consideran probado que la contratista Chapman Freeborn no conocía el estado real del avión que se accidentó en 2003 y que aquel vuelo fue civil, no militar.

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Zaragoza acogió hoy la segunda sesión del juicio civil contra Ukranian Mediterranean Air (UM Air), la contratista Chapman Freeborn y la aseguradora Busin Joint Stock, a las que los familiares demandantes reclaman 60 millones de euros.

Tras escuchar el testimonio del representante de Chapman Freeborn en España, Sergio Núñez Cacho, y de cuatro oficiales del Ejército, y una vez concluida la sesión de hoy, en los pasillos del Edificio de Juzgados de la Plaza del Pilar, el letrado Eudald Vendrell afirmó que, "no había ningún control" sobre el avión Yakovlev 42 que realizó el vuelo España-Afganistán y como prueba dijo que sólo trabajaban para Chapman Freeborn en España dos personas, que no podían realizar inspecciones in situ de los aparatos.

Vendrell expresó que los empleados de Chapman en España "miraban los papeles y ya daban el visto bueno, sin más", cuando en realidad el contrato que firmó Chapman con el Ejército español comprometía a la contratista a "garantizar en todo momento la perfecta prestación del servicio".

Del testimonio prestado esta mañana por los cinco testigos citados, Eudald Vendrell señaló que "han dicho que este vuelo era civil con independencia de que fueran militares" los pasajeros y remarcó que "los han dicho clarísimamente, sin vacilar" el teniente general Juan Luis Ibarreta y el coronel Joaquín Yáñez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento