Se trata de una exposición de los pintores Esteban Campuzano, Vicente Ruiz, Luis Manuel Pastor, Manolo Belzunce y Manuel Barnuevo que, con estilos pictóricos diferenciados, tienen en común "haber compartido un mismo contexto social y temporal y haber tenido que romper con unas formas acomodadas a una ciudad, en un tiempo difícil, los últimos años del final de la autarquía a principio de los años 70", precisó el Consistorio.

En concreto, la exposición hace un recorrido por la obra más reciente de este colectivo de artistas en la madurez de su pintura, ya que se trata de pinturas de "inmediata" creación, con una "unidad de criterio expositivo generada por los propios pintores, como consecuencia de su dilatada trayectoria".

De esta forma, el Ayuntamiento de Murcia, a través del Centro de Arte Palacio Almudí, dijo mostrar "una vez más" su interés por promocionar el "gran legado artístico" con el que cuenta Murcia, mediante la organización de una importante exposición que hará un recorrido por un grupo generacional que guarda los conocimientos de una pintura "internacional con símbolos y signos autóctonos bañados por el clima mediterráneo".

Esta exposición es la primera de una serie con la que la Concejalía de Cultura pretende abordar el análisis de las distintas generaciones de la pintura murciana con el fin de facilitar una "mayor y mejor comprensión de la evolución del arte en Murcia, así como de los artistas y de la aportación que estos han hecho y hacen al panorama local, nacional e internacional".

Campuzano, nacido en 1939, muestra una pintura "en plena madurez y novedosa, enriquecida por su contacto directo con las enseñanzas artísticas", según el Ayuntamiento, que informó que el pintor "recoge la información del informalismo sin abandonar la figuración ni el argumento en sus cuadros, aunque guarde un mensaje críptico".

Se trata de una pintura que "se enriquece por la superposición de veladuras y empastes, con unos valores plásticos de cuidada policromía, donde los trazos ofrecen pistas para la comprensión de sus argumentos", precisó el Ayuntamiento.

Por su parte, Vicente Ruiz, nacido en 1941, es el "eterno caminante, en una evolución constante que combina dos tendencias que se complementan", compuestas por "una figuración sentida como deformación de lo representativo y una abstracción deseada por ese sentimiento poético que ilumina su obra", según el Ayuntamiento, que precisó que, en la actualidad, "nada queda de aquella figuración que le hiciera pintor".

Murcia y la huerta de La Albatalía "son el escenario de la infancia y adolescencia del pintor Luis Manuel Pastor, nacido en 1944, y que ha derivado siempre hacia los caminos experimentales de la vanguardia, cuya búsqueda de lo novedoso le ha llevado a largos procesos cuando las soluciones las ha encontrado siempre en el propio lenguaje de su pintura".

La investigación con materiales, los planteamientos reflexivos de sus argumentos y la búsqueda de formas novedosas "hacen de su pintura una constante proceso de experimentación", mientras que el desnudo "es el hilo conductor de la obra del pintor y la figura femenina la síntesis de su caudal iconográfico", apuntó el Ayuntamiento.

En cuanto a Manolo Belzunce, nacido también en 1944, llevó a sus lienzos "los mil y un conceptos y juicios que ha desgranado a través de los años". Su atracción y entusiasmo por el continente africano "son de sobra conocidos, ya que el concepto de África es para él la propia idea de su pintura, realidad y ensueño, veracidad y ficción", añadió.

Por último, Manuel Barnuevo (1947) es un autor que, a su regreso a Murcia después de cursar estudios de Bellas Artes en Madrid, compartió su labor docente con la pintura, una pintura "de intenso expresionismo, de rostros y personajes dramáticos, de crítica a la sociedad del momento".

Después "evoluciona en su obra, abandona el dibujo hacia una pintura informalista enriquecida por pinceladas de colores intensos y densa materia que defina la posición de un artista que pinta por la única necesidad de pintar".

Asimismo, desarolló "toda una obra casi desconocida pero con la frescura intensa de una pintura alejada de las modas de la sociedad a la que pertenece, y cuya pintura es elegante, críptica, minoritaria, con trazos minimalistas, que proyecta la marcada personalidad del autor".

Consulta aquí más noticias de Murcia.