El consejero insular de Economía y Competitividad, Carlos Alonso, informó hoy en el pleno del Cabildo de Tenerife de que la primera fase del anillo de fibra óptica de la isla, contemplado en el proyecto ALIX, estará concluido en noviembre del presente año, al tiempo que el presidente insular, Ricardo Melchior, resaltó que hasta la Unión Europea se ha posicionado al respecto reconociendo que la isla "se adelanta 15 años a sus planes".

Alonso informó sobre el proyecto ALIX en respuesta a una solicitud del grupo de Coalición Canaria (CC) y resaltó que se trata de una iniciativa para "mejorar la conectividad de la isla con el exterior, con África y en el futuro también con América". En este proyecto está incluido el NAP y el anillo de fibra óptica, con una inversión de 110 millones de euros.

Gracias al ALIX, un nuevo cable conectara Tenerife con la Península y otros dos conectarán con Gran Canaria y La Palma, "para así mejorar la oferta de telecomunicaciones". Respecto al NAP, tiene una inversión de 24 millones de euros y apuesta por el almacenamiento y el desarrollo de aplicaciones en modo remoto.

Anillo insular

El anillo insular de comunicaciones se instalará a lo largo de la autopista del sur con una inversión de 8 millones de euros. Se trata de un anillo de fibra óptica redundante que conectara los principales puntos de demanda de telecomunicaciones.

En esta coyuntura, Alonso habló de los efectos positivos del ALIX, que "colocarán a la isla en una ventaja competitiva en el marco del archipiélago para propiciar una fuente de crecimiento y de renta en un sector que diversificaría la economía de las islas". Además supondrá una "reducción de costes de conectividad, el desarrollo de un catálogo mayor de oferta, la puesta en marcha de infraestructuras para colocar a Tenerife en una posición estratégica y pujar por ser centro de concentración de tráfico".

Asimismo, según el consejero insular, se producirá un aumento significativo de las empresas de telecomunicaciones y se romperá el proceso de separación y alejamiento respecto al continente europeo. Será el "impulso decisivo para que los ciudadanos dispongan de mayor calidad de servicios y competencia". Alonso anunció que el 9 de febrero se colocará la primera piedra del punto de acceso neutro en el ITER, que entrará en funcionamiento en el primer trimestre de 2011.

"crea competencia"

El portavoz del Partido Popular (PP), Antonio Alarcó, señaló que este proyecto es "de los más estratégicos de los últimos años" para ese "desarrollo distinto que necesita Canarias". En esta línea, felicitó al equipo técnico del Cabildo por un plan que "crea competencia" y favorece al desarrollo de la I+D+i.

Por su parte, el portavoz del PSC-PSOE, José Luis Delgado, respaldó iniciativas como el ALIX aunque criticó que no participen más empresas canarias. Al tiempo que reconoció que permitirá el desarrollo de "una nueva economía", reprochó la falta de consenso y recordó su apuesta por que en los trazados de los trenes del norte y del sur haya canalización de este tipo de cableado. Además reprobó que el Cabildo, a su juicio, "concentre alrededor del ITER una macro estructura". En esta línea, quiso que todos los grupos políticos estén representados en este organismo que "se ha convertido en un motor económico".

Desde las filas de Coalición Canaria, grupo solicitante de la comparecencia, el vicepresidente del Cabildo, José Manuel Bermúdez, destacó que la Corporación demuestra que "una vez más sabe poner por delante los intereses de los ciudadanos, la potenciación de la economía y ayudar a ser más competitivos en un archipiélago en el que las comunicaciones son imprescindibles". De esta premisa opinó que este proyecto "nos ayuda a ser más libres y a definir nuestro futuro".

En respuesta a las intervenciones de los grupos, Alonso aseveró que sí habrá empresas canarias en este proyecto, defendió la participación pública, y animó al PSOE a incorporarse al ALIX "antes de lo que lo hizo al tren y más allá de si estoy o no estoy -en el consejo de administración".

Participar en el iter,

"un derecho moral"

El socialista José Luis Delgado reiteró que "no es lógico que 110.000 personas estén marginadas de participar en el ITER, es un derecho aunque legalmente no esté reflejado en funcionamiento de la corporación, moralmente es un derecho". El consejero del PSOE resaltó asimismo el servicio de fibra óptica ya existe, a lo que Bermúdez respondió que "significará más servicios y más baratos".

Alonso cerró su participación en el debate recordando que la galería de servicios para el tren que reclama el PSOE estaba en el proyecto desde 2002. Asimismo reprochó a los socialistas que no hayan solicitado alguna comparecencia sobre el ALIX pese a que se quejan de la falta de información.

Por su parte, el presidente del Cabildo insular, Ricardo Melchior, se congratuló de que este proyecto repercuta "tanto" en tantos ámbitos, por lo que "no solamente es vital para Tenerife, hasta la Unión Europea nos dijo que nos adelantábamos 15 años, está en la agenda de todos los jefes de Estado de África occidental, estratégico para nuestro territorio" y cuenta con el apoyo de los ministros de Industria e Innovación.