La reforma del sistema de pensiones se pone en marcha. El Gobierno ha aprobado este viernes en el Consejo de Ministros el documento de principios que servirá de base para el debate posterior con los agentes sociales y en la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados, en el que puede sufrir modificaciones. La propuesta que está encima de la mesa es retrasar la edad de jubilación.

Corbacho sería el perdedor en este debate que parece haber ganado la ministra de Economía, Elena Salgado

El plan, que quiere garantizar la viabilidad del sistema a largo plazo, sería posponer la jubilación hasta los 67 años en 2025, aunque la implantación se haría forma progresiva.

De momento no hay confirmación oficial, pero el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, descartó este jueves que el nuevo horizonte se sitúe en los 70 años y aseguró que "el resultado se conocerá mañana" [refiriéndose a este viernes].

Prolongar la vida laboral

Con esta frase aceptaba de forma tácita que se prolongará la vida laboral, algo que según dijo hace apenas dos semanas, no se contemplaba en la agenda del Gobierno.

<p>Cuadro</p>

Lo cierto es que Corbacho sería el perdedor en este debate que parece haber ganado la ministra de Economía, Elena Salgado, que tendría de su lado al presidente Zapatero para iniciar el debate sobre el tema.

El documento, que está elaborado con una perspectiva de 30 años, prevé, según El Correo, iniciar la modificaciones en 2013. Los que se jubilen en ese año tendrían que hacerlo a los 65 años y dos meses. Los de 2014, a los 65 y cuatro meses. Y así de forma progresiva hasta que en 2025 la edad de jubilación se sitúe en los 67 años.

Lo que no cambiará será el modelo, basado en las cotizaciones y el reparto, cerrando así cualquier posibilidad a la privatización de las pensiones.

España, país para viejos

  • Diez trabajando por cada nueve inactivos. El grupo de edad de mayores de 64 años se duplicaría en tamaño y pasaría a constituir el 31,9% de la población total de España en 2049. Entonces se llegaría a una situación en la que habría más de 22 millones de inactivos (mayores de 65 y menores de 16) por unos 25 millones de potenciales trabajadores. Son datos de la Proyección de la Población de España a Largo Plazo del INE conocidos este jueves.
  • Reducción de la mortalidad. De mantenerse los ritmos actuales de reducción de la mortalidad por edad, la esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 84,3 años en los varones y los 89,9 años en las mujeres en 2048, incrementándose desde 2007 en 6,5 y 5,8 años, respectivamente.
  • La natalidad bajará hasta 2028. La continuidad futura de las tendencias recientes de la fecundidad llevaría tener 1,71 hijos por mujer en 2048. El número de nacidos no volvería a elevarse hasta 2028, una vez superado el efecto sobre la pirámide poblacional femenina que produjo la crisis de natalidad de los años 80.
  • 400.000 inmigrantes al año. Según los pronósticos del INE, en 2049 la población española será ligeramente superior a la actual y llegará a 48 millones de habitantes, lo que supone tan sólo un incremento de 2,1 millones. El motivo es que el crecimiento natural de la población se hará negativo a partir de 2020. Y eso pese a que el estudio contempla una entrada de inmigrantes de al menos 400.000 personas al año desde 2019.