Urbanismo autoriza la tercera fase de la escuela de pilotos del A400M

La última sesión de la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha concedido licencia de obras para iniciar la tercera y última fase para la construcción del Centro de Excelencia de Entrenamiento de Aviones de Transporte Militar, un edificio de nueva planta que albergará la Escuela de Pilotos del avión militar A400M que la multinacional EADS-CASA está ensamblando en las instalaciones anexas al aeropuerto de San Pablo.

Las obras en su conjunto, según informó la Gerencia de Urbanismo, cuentan con un presupuesto de 12,90 millones de euros. La escuela de pilotos que ya se construye tiene una superficie cercana a los 13.000 metros cuadrados sobre una parcela de 31.000 metros cuadrados. En junio del pasado año, se concedió licencia de obras a la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), promotora de la actuación, para las dos primeras fases de obras, ya concluidas, y que permitirán la construcción efectiva del edificio de la Escuela de Pilotos.

El expediente aprobado contempla un edificio de nueva planta con tres zonas diferenciadas: un espacio principal, para uso docente y administrativo; las naves de los simuladores de vuelo; y, por último, dependencias de servicio para las instalaciones técnicas, de control y de mantenimiento.

En la planta baja del edificio principal se encuentran el acceso y la zona de recepción, las oficinas y despachos de personal docente y administrativo y las grandes aulas comunes. En la planta alta se proyectan las salas de entrenamiento. En el nivel superior también se ubican simuladores conectados entre sí a través de la zona de servicios, y que cuenta con un pasillo de tres metros de ancho para tránsito de personas y pequeña maquinaria.

Seis simuladores

La escuela de pilotos del avión militar A400M contará con dos dispositivos de entrenamiento principales; seis simuladores dinámicos de Vuelo y de Misión (FFS y FMS) y dispositivos estáticos de entrenamiento de vuelo (FTD). Asimismo, estos complejos simuladores requieren de una serie de locales que aglutinan todos los servicios necesarios para darles funcionamiento.

En el caso de la escuela de pilotos de Sevilla, se trata de las salas de ordenadores, que deben estar a una temperatura baja que permita el correcto funcionamiento de los dispositivos; talleres de mantenimiento, para reparar piezas defectuosas de los simuladores; almacenes de piezas; salas de briefing y debriefing (preparación y análisis); oficinas para el personal de control y mantenimiento; vestuarios; y, finalmente, taquillas para instructores de vuelo.

El proyecto contempla ubicar un simulador dinámico de vuelo en la planta primera del edificio, en una zona restringida, en previsión de que en su interior se pueda ubicar información 'clasificada'. Esto es así por el carácter militar del aparato, y en previsión de instrucciones de vuelo relacionadas con operaciones militares.

El edificio también albergará otros simuladores complementarios y que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del A400M, como son los de Mantenimiento en Cabina (CMOS), de Entrenamiento para Mantenimiento (MST), entrenamiento asistido por ordenador (CBT) o entrenadores parciales para tareas especializadas (PTT).

Al aire libre

Por último, la escuela de pilotos cuenta con una zona de entrenamiento al aire libre, bajo la marquesina de la cubierta de los hangares. En esta zona se utilizará el Entrenador de Carga (CHT) que es una réplica del A400M, sin cola ni alas para realizar prácticas de carga y descarga y de mantenimiento del aparato. Además, aquí se ubicará el prototipo CN-235 P-1, que hará las veces de maqueta a tamaño real ya que no está certificado para volar ni para arrancar motores.

Esta escuela de pilotos no sólo permitirá formar correctamente a los profesionales que se encargarán de su pilotaje, sino que reducirá la siniestralidad laboral en las tareas de mantenimiento. Esto es así porque también permitirá formar al personal de mantenimiento para optimizar su trabajo y reducir los riesgos de accidentes laborales en un avión de gran tamaño como es el A400M.

Túnel de simulación de lluvia

Además, y como complemento a las actuaciones en torno al montaje del avión militar A400M, la misma sesión de la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo ha autorizado la construcción de un túnel de simulación de lluvia para comprobar la impermeabilidad de distintos aviones. La actuación prevista supondrá un gasto superior a los 62.000 euros.

Las obras para construir este túnel se diferencian en tres fases. La primera se centrará en dotar al túnel de los suministros para su óptimo funcionamiento, la segunda corresponderá a la estructura metálica que será el soporte para la salida de los difusores de agua, y la tercera permitirá la ejecución de las instalaciones hidráulicas y eléctricas necesarias para dar servicio al conjunto.

El agua, procedente de un pozo, se acumulará en un depósito de 15 metros cúbicos, reduciendo así el despilfarro innecesario. Además, se disponen dos imbornales para la recogida de aguas pluviales y su posterior uso. Este depósito, a pleno rendimiento, permitirá la realización de dos pruebas de 20 minutos de duración cada una de ellas.

El proyecto contempla la construcción de dos equipos de bombeo para poder simular tres tipos diferentes de lluvias con los que un avión se puede encontrar: de proyección vertical, de proyección horizontal de 45 grados y pruebas puntuales con chorros con mangueras manuales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento