Página china de Google
La web del buscador en China. Google

El Gobierno de China negó de nuevo su implicación en los "ciberataques" a Google, y defendió la censura en Internet como necesaria para controlar contenidos dañinos tras denunciar lo que considera implicación del Departamento de Estado en el asunto.

"La acusación de que el gobierno chino participó en un ataque cibernético, explícita o implícitamente, es infundada y tiene el objetivo de denigrar a China", dijo un portavoz del ministerio de Industria y Tecnología en declaraciones a la agencia oficial Xinhua. "La política de China sobre seguridad en Internet es transparente y firme", afirmó la misma fuente tras señalar que es una preocupación mundial que requiere esfuerzos internacionales coordinados.

La política de China sobre seguridad en Internet es transparente y firme

El ministerio se pronunció sobre la crisis desatada por los "cibertataques" a cuentas de Google en China, casi dos semanas después de que el buscador gigante dijera que podría marcharse del gigante asiático debido a la censura y los "ciberataques" contra sus servicios. "China es el país que sufre la mayor cantidad de ataques cibernéticos y afronta desde hace tiempo amenazas y envío de virus", dijo el portavoz del ministerio.

Según fuentes oficiales chinas, más de un millón de direcciones de protocolos de Internet (IP) están bajo control extranjero y el número de sitios de Internet atacados superó los 42.000 en 2008, lo que representa un aumento del 148 por ciento en 2008, dijo la Sociedad de Internet de China.

Enfrentamiento entre China y EE UU

La agencia oficial Xinhua reiteró que Washington está detrás de la polémica levantada en el caso Google. "Desde su cena con los ejecutivos de Google antes del discurso sobre la libertad en Internet el pasado jueves, puede verse fácilmente a la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el proceso", indicó la fuente oficial. En ese discurso, Clinton lamentó los crecientes intentos de Pekín de controlar lo que pueden ver 384 millones de usuarios chinos, añadió Xinhua.

"Pedimos a EE UU que respete los hechos y deje de utilizar la llamada libertad de Internet para criticar a China sin razón", había destacado por su parte el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de China, Ma Zhaoxu. Según el portavoz, no identificado, del ministerio de Industria y Tecnología, China tiene derecho a regular los contenidos dañinos de la Red, lo que no tiene que ver con "las llamadas restricciones a la libertad en Internet, ya que cada país tiene diferentes condiciones y realidades".

La misma fuente dejó claro que aunque Pekín está dispuesto a tratar de la situación en Internet con otros países, "se opone a cualquier desafío a las leyes chinas" o intromisión en sus asuntos internos "bajo el pretexto de la gestión de internet".