El encargado de un restaurante de Girona, acusado de obligar a una camarera a abortar

  • El fiscal solicita dos años de prisión por un delito de coacciones.
  • Y una indemnización de 3.000 euros por daños morales.
  • La mujer dice que le prometieron un contrato indefinido si abortaba.

El encargado de un restaurante de Girona ha pasado este viernes por los juzgados como acusado de presionar a una camarera para que abortara si quería mantener su puesto de trabajo y de despedirla por negarse.

El fiscal ha solicitado para José Luís R.C. en el juicio penal  una pena de dos años de prisión por un delito de coacciones y una indemnización de 3.000 euros por daños morales. En la vista oral, el procesado ha negado las acusaciones, ha asegurado que nunca obligó a abortar a la camarera y ha mantenido que si no se le renovó el contrato fue porque tenía un bajo rendimiento.

En esta línea, el encargado del restaurante ha declarado que la joven le informó de su estado, pero que esto no fue motivo del despido. El denunciado ha explicado que el hijo que esperaba la joven era del cocinero, que esto creó una situación tensa en el trabajo y ha insistido en que la decisión de no renovarla fue por su bajo rendimiento laboral.

Por su parte, la denunciante, Yolanda P., que se ha ratificado en sus acusaciones, ha explicado que le prometieron un contrato indefinido si abortaba y que la coaccionaron diciendo que si no lo hacía se iba a la calle.

La joven ha mantenido que, con esta denuncia, no busca dinero, sino "justicia" porque otras mujeres en su situación no pasen por el mismo trance. Este caso tuvo lugar a finales de 2006 cuando Yolanda P. llevó el caso al sindicado UGT, que lo hizo público y la animó a acudir a los tribunales. La chica presentó una demanda en el juzgado social por despido improcedente y le dieron 2.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento