Plantilla de Alfageme se concentra ante los juzgados durante el juicio contra Lago por supuestas amenazas a un empleado

La acusación pide que se multe a Gustavo Lago, quien no compareció en la vista oral, y que se indemnice al trabajador por "daños morales"

La plantilla de la conservera Bernado Alfageme en Vigo se ha concentrado hoy ante el edificio de los juzgados de la ciudad, durante la celebración del juicio contra Gustavo Lago —hijo del propietario de la empresa y consejero delegado de la misma— por supuestas amenazas a un trabajador que entraba en su casa.

Los trabajadores de Alfageme, que mantienen un encierro indefinido en la planta y que desarrollan diversas movilizaciones con motivo del conflicto existente en la firma —los empleados tienen sueldos pendientes de cobrar y no hay actividad en los cuatro centros que posee el grupo—, permanecieron concentrados a la espera de que se presentase el propio Gustavo Lago, a quien aseguran no haber visto desde hace seis meses, pero que hoy no compareció en la vista oral a la que estaba citado.

Uno de los miembros del comité de empresa de Vigo, José Carlos García (UGT), explicó que incluso a las reuniones que se han celebrado con la Xunta han acudido representantes de la propiedad, pero nadie de la familia Lago.

Según afirmó García, los trabajadores acudieron con la voluntad de expresar a la propiedad que quieren "una solución", demandándole que deje "a los trabajadores en paz" y "olvide ya el negocio inmobiliario que quería hacer con los terrenos de Alfageme". "Nosotros queremos trabajar y cobrar, nada más", apuntó.

Así, recordó que la Xunta les ha manifestado su disposición a apoyar el proyecto "pero sin la propiedad dentro" y que, actualmente, los Lago se niegan a salir de la empresa —"a dejarnos en paz y dejarnos trabajar", agregó—. NÓMINAS

En cuanto al último crédito de 1,2 millones de euros avalado por la Xunta, el representante del comité de empresa explicó que se destinará a pagar una nómina de las dos que se les deben —la de diciembre y la extra del mismo mes— y a la compra de materia prima para retomar la actividad —paralizada por falta de suministro— para "recuperar la marca, recuperar el mercado y poder tener algo de vida". Según destacó García, la falta de actividad abocaría a la empresa a una "muerte agónica".

En todo caso, destacó que la Xunta controlará la gestión de ese dinero, ya que anteriormente se le facilitó acceso a financiación por importe de 44 millones de euros mediante avales por importe de 30 millones de euros y, según recordó el representante de los trabajadores, la propiedad de la empresa "no hizo nada". JUICIO

En cuanto al juicio de faltas celebrado hoy en el Juzgado de Instrucción Número 6 de Vigo contra Gustavo Lago, como supuesto autor de amenazas a un empleado, el trabajador explicó que sobre las 21.20 horas del pasado lunes estaba accediendo en coche al garaje de su vivienda, en la calle Rosalía de Castro, cuando se encontró a Juan Lago —propietario de la conservera y de la promotora Promalar— y Gustavo Lago.

Según declaró hoy, cuando él había accedido con el coche a la rampa descendente de su garaje, Gustavo se acercó y le abrió la puerta, gritándole "delincuente" en varias ocasiones y concluyendo sus palabras diciendo "y ahora qué, delincuente". Además, aseguró que el consejero delegado de Alfageme cerró con un fuerte portazo que le dio en un brazo sin provocarle lesiones y abandonó el lugar junto a Juan Lago, que se había quedado en las inmediaciones. El empleado de Alfageme afirmó que estos hechos le hicieron sentirse "amenazado y coaccionado".

Por su parte, un testigo de los hechos confirmó haber visto a los Lago y cómo Gustavo bajaba al garaje. También aseguró haber escuchado "gritos" y la citada frase. Así, en el juicio de hoy, donde el asunto quedó visto para sentencia, la Fiscalía consideró que existe una falta de lesiones, y pide una multa de 10 días a 5 euros diarios.

Por su parte, la acusación particular, que consideró que el hecho de que el acusado no compareciese demuestra la existencia de pruebas de cargo contra él, pidió una multa de 20 días a 100 euros diarios por una supuesta falta de injurias, otra sanción de igual cuantía por maltrato con amenazas y, además, una indemnización de 1.000 euros por los "daños morales" sufridos a consecuencia de las supuestas injurias.

El abogado del trabajador justificó la cuantía de sus peticiones teniendo en cuenta la posición económica de Lago, quien es consejero delegado de Alfageme. ENCIERRO

En cuanto al encierro indefinido de los trabajadores de Vigo, al igual que también mantienen en otras plantas del grupo, hoy decidirán en asamblea si continúan con esta medida —que iniciaron el día 13 de este mes— o, debido a que podrán cobrar una de las nóminas que se les debe, optan por levantarlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento