La capital haitiana comienza a recuperar el pulso y ya se piensa en la reconstrucción

  • La ONU pretende dar empleo a 200.000 haitianos para obras.
  • Empiezan a abrir los bancos y el puerto de la capital.
  • Está previsto el traslado de 400.000 personas a campamentos.

Las Naciones Unidas se preparan para pasar de la etapa de emergencia a la de reconstrucción en Haití, diez días después del fuerte terremoto que devastó al país caribeño, donde se han acelerado las operaciones humanitarias para asistir a unos 3 millones de damnificados.

"Ahora tenemos que pasar de la etapa de emergencia, a la de asistencia y recuperación, y finalmente a la de reconstrucción", dijo ael máximo responsable de la ONU, Ban Ki Mun.

Ban anunció que los esfuerzos del organismo mundial en el país caribeño giran sobre tres ejes, que son mejorar los mecanismos de distribución de ayuda, garantizar la seguridad y la estabilidad, además de iniciar la reconstrucción.

Dinero por trabajo

Naciones Unidas, el Banco Mundial (BM), junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Europea prepararán un estudio de los daños que servirá de guía para conducir los esfuerzos de reconstrucción de la comunidad internacional, indicó.

En ese sentido, la ONU puso en marcha el miércoles un programa de "dinero por trabajo" en el que piensa emplear en unas semanas hasta 200.000 personas para limpiar escombros y reparar infraestructura.

Por otra parte, Naciones Unidas aseguró que ha aumentado la distribución de ayuda humanitaria en Puerto Príncipe y que la ha hecho llegar a otras localidades del sur del país, como Jacmel, que hasta ahora estaban prácticamente abandonadas.

Reabre el puerto

La apertura de un corredor humanitario entre Santo Domingo y Puerto Príncipe, junto al atraque este jueves en el puerto de la capital haitiana de un primer barco con un cargamento humanitario de 123 toneladas, permitirán agilizar la criticada distribución de ayuda a los damnificados, afirmaron representantes del organismo.

Algunas oficinas de recepción de remesas empiezan también a abrir sus puertas, un hecho que alivió algo este jueves la situación de los habitantes de Puerto Príncipe, mientras el Gobierno decidió evacuar a miles de afectados por el seísmo de la ciudad, donde continúan los problemas para recibir y distribuir la ayuda internacional.

Mientras unas oficinas de transferencia de fondos de la capital comenzaron este jueves a abrir tímidamente sus puertas, algunas personas, ansiosas por recibir su dinero, empezaron a hacer fila ante los bancos, que tienen ya todo dispuesto para permitir a los usuarios retirar fondos.

Dinero urgente

"Si no consigo llevarme mi dinero voy a morir de hambre. Tengo dos hijos que alimentar, sin dinero no puedo hacer nada", dijo la joven empleada de hostelería Louisse Matturin.

"Hay mucha expectación porque la gente tiene una gran necesidad de dinero para comer y para hacer compras básicas", explicó, por su parte, el presidente del Consejo de Administración de la Asociación Profesional de Bancos (APB), Maxime Charles.

El objetivo de la reapertura de las entidades bancarias, bajo la protección de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah), es contribuir a la normalización de la vida en Puerto Príncipe.

Traslado de los 'sin hogar'

Otro alivio para la situación de la capital vendrá con el traslado de unas 400.000 personas que se han quedado sin vivienda a campamentos ubicados en las afueras de Puerto Príncipe, una medida que fue anunciada por el ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé.

Las operaciones para el desplazamiento ya fueron iniciadas por los 'cascos azules' que participan en la Minustah y arrancarán con la reubicación de unos 100.000 sobrevivientes, para que lo que el Gobierno ha requisado de momento 30 autobuses.

Las autoridades haitianas calculan que un millón y medio de personas perdieron sus viviendas en el seísmo, que causó más de 100.000 muertos y tres millones de damnificados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento