La ONU en Haití
Un blindado de la ONU controla los accesos para la entrada de vehículos en el aeropuerto de Puerto Príncipe. EFE

Estados Unidos anunció este martes que abrirá otras dos pistas de aterrizaje en Haití y lanzará más suministros desde el aire para aliviar la presión sobre el aeropuerto de Puerto Príncipe, donde se acumula buena parte de la ayuda enviada tras el seísmo de la semana pasada sin ser repartida. EE UU abrirá dos aeropuertos alternativos en un plazo de entre 24 y 48 horas

Centenares de soldados estadounidenses llegaron este martes a la capital haitiana y las cercanías, incluido un destacamento de paracaidistas que llegó en helicóptero al palacio presidencial, para garantizar la seguridad en los puntos de reparto de ayuda y los hospitales.

El aeropuerto de Puerto Príncipe tiene sólo una pista operativa y la falta de infraestructura y de coordinación para la distribución retrasa que la ayuda llegue a los afectados. Así, EE UU abrirá dos aeropuertos alternativos en un plazo de entre 24 y 48 horas, dijo el general Daniel Allyn en una rueda de prensa en la sede del Pentágono.

El primero está en el municipio de Jacmel y desde allí se distribuirá la asistencia a los provincias del sur del país, explicó Allyn. La otra pista está ubicada en la ciudad dominicana de San Isidro. El Pentágono pretende además llevar a cabo nuevos vuelos para arrojar víveres y agua desde el aire.

Mejora la coordinación

Por otra parte, una semana después del seísmo que azotó Haití, el guatemalteco Edmond Mulet, jefe interino de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah), informó de que "la situación global de seguridad está mejorando, la ayuda humanitaria está aumentando y la coordinación de esta ayuda con el gobierno también está mejorando". No hay pillajes generalizados ni bandas que atacan ni controlan la ciudad

"No hay pillajes generalizados ni bandas que atacan ni controlan la ciudad", declaró el jefe interino de la Minustah, en referencia a las numerosas imágenes publicadas sobre episodios de saqueos, que en realidad se han concentrado en barrios muy concretos de Puerto Príncipe.

Según Mulet, los 3.500 militares y 2.000 policías de la misión de la ONU que patrullan la capital son suficientes para mantener el orden, y de hecho las tropas estadounidenses que ya se han desplegado servirán para prestar ayuda a los puntos de distribución de alimentos, no para patrullaje.

A las actuales fuerzas de la misión de la ONU, el Consejo de Seguridad decidió este martes reforzarlas con 3.500 agentes más durante seis meses, de los que 2.000 son soldados y el resto policías. También es necesario reubicar al millón y medio de personas que están en las calles.