Los bancos cuentan fundamentalmente con dos modos de ganar dinero: con los intereses de los préstamos que tienen concedidos y con las comisiones que cobran. En 2009, con el grifo del crédito cerrado y los intereses en su nivel más bajo, las entidades financieras optaron por la vía de las comisiones, que subieron una media del 6,11%, según los cálculos realizados a partir de los datos del Banco de España. La segunda comisión que más ha subido ha sido la de los cheques devueltos por otra entidad

Pero si se entra al detalle se encuentran incrementos escandalosos. Así, las transferencias a la misma ciudad pasaron del 0,30% en que estaban al final de 2008 al 0,34% a 31 de diciembre de 2009, lo que supone un incremento del 13,33%.

La segunda comisión que más ha subido ha sido la de los cheques devueltos por otra entidad en la misma ciudad, que ha pasado del 3,12% al 3,52%, un 12,82% de incremento. En el otro extremo estaría la cancelación anticipada de un crédito no hipotecario, que no ha sufrido ningún incremento.

Incremento de los precios

Estas subidas de las comisiones bancarias contrastan con el incremento general de los precios, que se quedó al final de 2009 en el nivel más bajo de su historia: el 0,8%. Es decir, que las tarifas de las comisiones bancarias han subido cinco puntos más de lo que lo ha hecho el IPC. Las tarifas de las comisiones han subido 5 puntos más de lo que lo ha hecho el IPC

La situación es aún más llamativa si se tiene en cuenta el descenso de la renta disponible. La evolución del PIB no es directamente trasladable a la situación de las economías domésticas, pero sirve para hacerse una idea.

Y así, la suma del descenso del PIB español en 2009 (calculada en un 3,8%) y el incremento de población (unos 140.000 habitantes más) dan como resultado una disminución de la renta per cápita del 4,1%:_de 19.018 euros en 2008 a 18.239 en 2009.

La consecuencia de todo ello es que el negocio financiero sigue en España arrojando buenos resultados. A falta de que se cierren las cuentas de 2009, los datos de las cinco principales entidades (Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Popular) hasta septiembre reflejaban un beneficio final de 13.602 millones de euros, un 9,9% menos que en 2008. El principal motivo de este descenso es la necesidad de hacer provisiones ante el incremento de la morosidad, que según se supo ayer casi alcanza el 5%.

La morosidad sigue creciendo

La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas y cooperativas a empresas y particulares subió hasta el 4,938% en noviembre (en octubre estaba en el 4,886%), nivel que no alcanzaba desde marzo de 1996, según los datos publicados este lunes por el Banco de España.

Un año antes, en noviembre de 2008, estaba en el 3,126%, lo que supone un incremento de más de un punto. Trasladado a euros contantes, los créditos impagados sumaban 87.458 millones de euros al finalizar noviembre, 923 millones más que el mes anterior.

EE UU y la UE definen en qué consiste el nuevo control

Llega la hora de plasmar lo acordado. Lo dijeron en las reuniones del G-20 de Washington en noviembre de 2008 (aquella que, según se dijo, iba a refundar el capitalismo) y en las de Londres y Pittsburg de 2009: hay que aumentar los controles sobre el mercado financiero.

Obama pondrá en marcha en EE UU un impuesto que grave el pasivo no asegurado de las entidades y quiere que el resto de países asuman este compromiso. Mientras tanto, Zapatero aprovecha su presidencia rotatoria de la UE para tratar de frenar las altas retribuciones que alimentan las operaciones arriesgadas.