Aznar afirma que el Estatut rompe la Constitución y supone "un cambio de régimen político"

El ex jefe del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, afirmó el viernes que con el "Estatuto de la división" España está "ante probablemente el primer caso de un Gobierno que trabaja activamente a favor de la desaparición de sus competencias y de su propia razón de existir". Felipe González advierte de los riesgos del Estatut "si se hace mal", aunque no cree que esté en riesgo la unidad de España.
Rajoy junto al ex presidente Aznar (EFE)
Rajoy junto al ex presidente Aznar (EFE)
EFE

Así se expresó Aznar en su intervención en el Observatorio Económico FAES, que analiza el Estatuto catalán, donde aseguró que éste supone un "desafío mayúsculo a la sociedad española, un ataque al modelo consensuado de convivencia y una ruptura de la Constitución" y reiteró que también es un "cambio de régimen político". "Todo ello sin mandato ni consentimiento de nadie", dijo.

Asimismo, Aznar aprovechó su discurso para agradecer y reconocer al líder del PP, Mariano Rajoy, que "esté acertando a ser la expresión política y el líder de esa gran mayoría de españoles que rechaza lo que el Gobierno está haciendo", y añadió que "es bueno que haya alguien que conserve el sentido común, el sentido histórico y el sentido del patriotismo".

Resaltó que el Estatut tiene consecuencias sobre el empleo, las oportunidades y el sistema de bienestar y sobre "cada uno de los ciudadanos", especialmente los de Cataluña.

El Estatut pretende imponer un modelo de sociedad

"Habrá un impacto del Estatuto en las cuentas de resultados de las empresas y en las cuentas corrientes de los trabajadores", afirmó Aznar, quien opinó que se trata de un texto "profundamente intervencionista" porque "pretende imponer un modelo de sociedad".

No permite una política liberal

En su opinión, sus "disposiciones intervencionistas y planificadoras se extienden a todos los ámbitos empresariales y sociales". "No es un Estatuto que permita gobernar a liberales o a socialdemócratas. Es un Estatuto que sólo permite hacer una política económica determinada, y no precisamente liberal", matizó.

Apuntó que "hay muchos ecos de autarquía y de sociedades cerradas en esta propuesta. Mucho recelo hacia la apertura y la libertad económica", y agregó que es "insólito que esta reforma constitucional encubierta desoiga una experiencia histórica tan contrastada en lo referente a los frutos de la libertad y de la apertura".

A su juicio, el "Estatuto de la división perjudicará gravemente a la gran mayoría de los ciudadanos catalanes" y "coartará su libertad", porque, continuó, la Generalitat "se encargará de regular múltiples ámbitos de su convivencia".

No mejora la financiación

"Y este yugo regulador sólo puede producir perjuicio a una sociedad de dinamismo contrastado y extraordinaria capacidad de iniciativa", opinó. Además, dijo que el texto catalán "no es, ni muchísimo menos, una propuesta para mejorar la financiación de Cataluña" y, al respecto, recordó que su Gobierno aprobó la "mejora más importante de nuestra historia democrática en el modelo de financiación de Cataluña".

Aznar apuntó que la "inconveniencia del Estatuto es total". Así, Aznar habló de "ruptura de la unidad del mercado, quiebra de la Hacienda del Estado, ruptura de la unidad jurisdiccional y ruptura del mercado de trabajo y de la Seguridad Social".

Por último, aprovechó para agradecer y reconocer a Rajoy que "esté acertando a ser la expresión política y el líder de esa gran mayoría de españoles que rechaza lo que el Gobierno está haciendo" y "lo está haciendo con energía, con acierto y con voluntad". "Es bueno que haya alguien que conserve el sentido común, el sentido histórico y el sentido del patriotismo", afirmó Aznar.

Felipe González no lo ve claro

El ex presidente del Gobierno Felipe González afirma que el proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña no le "parece bueno" ni le "gusta" y resaltó que "puede estar en riesgo, si se hace mal, la vertebración eficiente del espacio público que compartimos".

Sin embargo, González señaló que "la unidad de España no está en peligro" con esta propuesta de reforma estatutaria y apreció además "que haya habido claramente una disposición a pasar por el trámite institucional del Parlamento en lo que fuera necesario", por lo que animó a "sosegar el debate" sobre este asunto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento