Evacuaciones masivas en Haití ante el temor a infecciones y la lentitud en las ayudas

Vista general de una calle de Puerto Príncipe, Haití.
Vista general de una calle de Puerto Príncipe, Haití.
EFE

El gobierno haitiano prepara planes de desplazamiento masivo de los damnificados por el terremoto del pasado martes, que se calculan en 600.000 personas, según dijeron dos ministros del gabinete. Además, miles de personas estarían abandonando Puerto Príncipe por temor a las epidemias.

"En muchos casos vamos a tener que proceder al desplazamiento de la población, y planeamos construir campamentos provisionales para recibir a las víctimas" para evitar las epidemias, dijo el ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé.

Según el ministro, la Organización Internacional de Migraciones (OIM) ha entregado una gran cantidad de carpas para los damnificados pero el gobierno aún no ha comenzado a distribuirlas "pues estudiamos si es mejor darles las tiendas o desplazarlos masivamente", dijo.

El ministro de Sanidad, Alex Larsen ha ofrecido un cálculo de "70.000 muertos o más solo en Puerto Príncipe", sin contar los del resto del país, mientras que el número de heridos "es imposible de contar". Su colega de Interior aseguró que en todo el país debe haber alrededor de cien mil muertos. A primera hora del sábado se hacía un recuento oficial que estimaba en 50.000 los fallecidos, 250.000 los desaparecidos y en un millón las personas que se han quedado sin hogar.

Los cadáveres son por el momento depositados en fosas comunes y tratados con cal vida,  antes de cubrirlos con tierra, pero el ministro no descartó que tengan que recurrir a quemas masivas de cadáveres. "Es algo que aún no hemos decidido", admitió Larsen.

"No hay palabras para describir esto"

Los haitianos heridos continúaban este sábado llegando en masa a los desbordados hospitales dominicanos en la frontera. Estos presentan todo tipo de traumas, así como lesiones abiertas severas e infecciones, según dijeron médicos dominicanos desplazados hasta la zona y que calificaron de "indescriptible" la situación que se vive en los centros de salud de la frontera con Haití tras el seísmo.

El 90% de los pacientes que se encuentra en estado grave en el hospital municipal de Jimaní (fronterizo con Haití) requieren de amputaciones, dijo en conversación telefónica con Efe la doctora Idalia Zapata, quien se desplazó al lugar al otro día de la tragedia desde Santo Domingo, donde trabaja.

"No hay palabras para describir esto", dijo la ortopedista, quien reconoció que le personal médico no da abasto.

"Comienza a llegar" la ayuda humanitaria

La ayuda humanitaria comienza a llegar a los hospitales haitianos tras días de colapso por el devastador terremoto, como confirmó este sábado el ministro del Interior, Antoine Bien-Aimé. Pero mientras tanto, muchos haitianos, hastiados por el abandono a su suerte, han protagonizado de nuevo saqueos a comercios y atracos a los viandantes en pleno centro de la capital, ante la mirada impasible de policías y miembros de la ONU.

Además, una réplica de 4,5 grados en la escala de Richter, según el Instituto geológico de Estados Unidos, volvió a sacudir la nación caribeña y a sembrar el pánico en la capital. El epicentro se registró a 25 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe, donde el temblor obligó a paralizar temporalmente las tareas de rescate de víctimas del terremoto, que según la ONU ha causado una "catástrofe histórica".

Obama anuncia un plan de coordinación

El presidente, Barack Obama, que alabó la "extraordinaria generosidad" de EE UU con Haití, anunció este sábado el establecimiento del Fondo Clinton-Bush para coordinar el envío de las ayudas de individuos y corporaciones a Haití y asegurar que se hace rápido y con seguridad.

Obama hizo estas declaraciones tras reunirse en la Casa Blanca con sus colegas los ex-presidentes Bill Clinton y George W. Bush, con quienes analizó los esfuerzos que se desarrollan en Haití para paliar la primera gran crisis humanitaria de su Gobierno.

Los ex-presidentes, según explicó Obama, tendrán la tarea de alentar las contribuciones de individuos, corporaciones, organizaciones no gubernamentales y otras instituciones que deseen colaborar con Haití. Obama explicó que este esfuerzo es de alguna forma similar al que el presidente Bush llevó a cabo con el presidente Bush padre y el propio Clinton tras el Tsunami que se registró en Asia en el 2004.

Los tres presidentes destacaron las enormes proporciones de la crisis que el terremoto del martes ha desatado en Haití y se comprometieron a continuar su trabajo en favor del pueblo haitiano a largo plazo.  Obama reconoció que el esfuerzo que se requiere será "extraordinario" pero afirmó que la gravedad de la situación en el país caribeño así lo requiere.

Por su parte, Francia cuestionó la gestión del aeropuerto de Puerto Príncipe por parte de EE UU, después de que se rechazara el aterrizaje de un avión galo con ayuda de emergencia para las víctimas del terremoto en Haití y se desviara a Santo Domingo.

El secretario de Estado de Cooperación del Gobierno francés, Alain Joyandet, quien se encuentra en la capital haitiana, protestó formalmente ante Washington por ese incidente ocurrido este viernes, según informa la emisora Radio France International (RFI). Joyandet subrayó que "no es normal que un avión que transporta un hospital de campaña no pueda aterrizar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento