Acabar con el zumbido de los oídos
El tinnitus ocasiona molestos pitidos, que pueden ser constantes o intermitentes. ARCHIVO

Aquellos que sufren tinnitus -también conocido como acúfenos- podrían acabar definitivamente con sus molestias tras un reciente descubrimiento médico. Un equipo de expertos estadounidenses ha desarrollado un nuevo tratamiento basado en el fármaco conocido como NST-001. Esta medicina calma la hiperactividad de los nervios auditivos, que se cree sería la principal causa de esta dolencia.

El tinnitus produce una especie de pitido o zumbido, sin causa aparente, que puede ser constante o intermitente. Millones de personas sufren esta molestia, y cerca del 15 % asegura no poder dormir ni permanecer concentrados a causa de ello. En ocasiones, la dolencia ha sido vinculada a episodios de depresión o ansiedad.

La medicina utilizada bloquea el exceso de glutamato, sustancia del cerebro causante de la hiperactividad de las neuronas

Como recogen desde Daily Mail, son numerosos los factores causantes del tinnitus; entre estos, algunos medicamentos. Y es que esta molestia puede producirse como efecto secundario de la toma de algunas sustancias, denominadas ototóxicas. De hecho, se considera que son unas 200 las medicinas que podrían ocasionarlo, entre ellas la aspirina.

Las sustancias ototóxicas ocasionan daños en la estructura del oído interno, y pueden ser la causa de problemas auditivos temporales o permanentes.

Por otro lado, el tinnitus podría ser también el resultado de una hiperactividad de los nervios del oído, que enviarían señales falsas. La razón de ello podría estar en una sustancia química del cerebro, conocida como glutamato, que haría que las neuronas se volvieran hiperactivas. Esta hiperactividad ocasionaría que los pacientes escucharan sonidos que en realidad no existen.

No existe una cura para el tinnitus, tan sólo existen fármacos que alivian sus síntomas. Se cree que la medicina utilizada en este nuevo tratamiento, la NST-001, podría suponer una solución definitiva, ya que bloquea la producción de un exceso de glutamato y, por tanto, la hiperactividad nerviosa.

En un ensayo con animales, el fármaco, introducido directamente en el oído, acabó con los molestos sonidos. En unas primeras pruebas con humanos en Alemania, la mayoría de los pacientes aseguró que la dolencia se había reducido.

Por el momento, el nuevo tratamiento continúa bajo ensayo, en esta ocasión, en un hospital en Francia. Habrá que esperar hasta que los médicos determinen si verdaderamente se ha dado con una fórmula efectiva para combatir esta molestia.