Este domingo podremos dormir una hora más

Recuérdelo si quiere llegar a tiempo al partido o a la comida con los suegros la madrugada del domingo tendrá que retrasar su reloj. Una práctica muy discutida para ahorrar energía. ¿Qué opinas del cambio horario?
<I></I> Eneko
Como cada año, este domingo, por ser el último de octubre, tocará retrasar una hora todos los relojes. A las tres de la mañana (hora peninsular) serán otra vez las dos.

Este cambio de hora, que se producirá a la inversa el último domingo de marzo, se adoptó en la Unión Europea en 1974 a consecuencia de la crisis del petróleo para aprovechar más la luz y el calor solar y así ahorrar energía.

Pero antes ya se habían hecho esfuerzos por adaptarse al ciclo solar con este mismo objetivo. El más temprano en España tuvo lugar en 1914 para ahorrar carbón.

Desde hace años se viene debatiendo si, efectivamente, el ahorro es lo suficientemente importante como para obligar a tantos millones de personas a adaptarse al huevo horario.

Son muchos los que defienden que antaño, cuando la energía de los hogares y las oficinas prácticamente sólo se usaba para proporcionar luz y calor, el ahorro si era significativo, pero que ahora con tanta computadora, televisión, frigorífico, microondas y cadena de música, no merece la pena.

Asociaciones ecologistas como GreenPeace lo defienden y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) asegura que en cada hogar se pueden ahorrar un 5% de su consumo energético (unos seis euros de media).

Pero además de razones puramente económicas y ecológicas, los expertos de la UE también defienden el cambio horario por el beneficio que supone para la salud física y mental de las personas.

Cuando se cambia al horario de verano, una hora más de luz por las tardes supone un mayor aporte de vitamina D e invita a pasear, prácticar algún deporte y realizar todo tipo de actividades fuera de casa tras salir del trabajo en la época en la que el tiempo más acompaña.

No obstante, también hay detractores que aseguran que esta adaptación puede ser especialmente costosa, ya que altera nuestro ciclo biólogico interno.

Es cierto que en algunos casos muy concretos, como aquellas personas con trastornos del sueño, niños pequeños y ancianos, el ajuste puede crear problemas. Sobre todo en el cambio horario de marzo. Pero nunca más de unos pocos días. Lo normal es que apenas se aprecie.

Los expertos opinanA favor. Javier RodríguezProfesor de economía del petróleo de la Univ. San Pablo-Ceu«El dinero lo mueve todo, hasta el reloj. Cambiar de horario en verano tiene beneficios económicos y medioambientales. La economía europea depende del petróleo y la mayor parte de la electricidad se genera con el crudo, por lo que al ahorrar electricidad reducimos la importación del petróleo. También se disminuyen al fabricar menos electricidad las emisiones de CO2. No hay que olvidar que España debe cumplir el protocolo de Kioto. Por último, un informe de la UE señala que al ganar horas de luz los accidentes de tráfico bajan entre un 0,4 y un 0,7%».En contra. Manuel TohariaDirector del museo de las ciencias de Valencia«El cambio de horario es una estupidez y una auténtica chorrada. Es falso que se produzca un ahorro energético. Los datos del Ministerio de Industria no son reales. Lo único que se consigue con adelantar o atrasar el reloj es desplazar el horario civil. Lo que ahorramos por la noche lo gastamos por la mañana. Hay tantos trasnochadores como madrugadores. Lo que pasa es que los países de la Unión Europea lo siguen aplicando por inercia administrativa. Costó mucho ponerse de acuerdo para cambiar el horario y los gobiernos tienen otras cosas que hacer que volver a cambiarlo».

¿Cómo te afecta el cambio horario? ¿Tienes alguna anécdota que compartir con nosotros? ¿Llegaste tarde a tu boda o perdiste el avión que te llevaba al Caribe?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento