El sector del metal en Aragón se estabilizará en el primer semestre del año, aunque el empleo no mejorará

El sector del metal en Aragón se estabilizará en los seis primeros meses del año 2010, sin que esto repercuta en la recuperación del empleo, según se deduce del Índice de Percepción Industrial de Aragón del sector del metal (IPIA Metal) del segundo semestre de 2009, realizado por la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ).

El presidente de la FEMZ, Javier Ferrer, presentó hoy en rueda de prensa los datos del informe, acompañado del secretario general de la FEMZ, Rafael Zapatero, y del director de Append Zaragoza, empresa de Investigación de Mercados que ha realizado el estudio, Javier Tarazona.

Según explicaron, este informe se realiza en dos oleadas anuales a partir de encuestas telefónicas a una muestra de 215 empresas representativa del total de negocios que hay en el sector del metal en Aragón.

Javier Ferrer destacó que "los datos no son tan malos como antes, lo que indica que la economía se está estabilizando". A su juicio, aquí se pone de manifiesto que "el empresario ha regulado la producción, la inversión, las plantillas y las existencias en función de las ventas que tiene y de las que prevé conseguir".

Mientras que el primer semestre de 2009 se cerraba como el peor desde que se elabora el IPIA, es decir desde 2003, durante el segundo semestre de 2009 ha experimentado una cierta mejoría. Sin embargo, el IPIA mantiene un valor negativo que llega a los -28,4 en el IPIA Metal, con lo que se trata del segundo peor dato en siete años.

Por su parte, Rafael Zapatero apuntó que "la leve mejoría vista en 2009 se manifiesta en un pequeño progreso de los diversos indicadores que conforman la encuesta y parece proyectarse hacia el próximo semestre".

Indicadores menos negativos

Para el primero de los indicadores, la demanda, un 68,1 por ciento de las empresas encuestadas afirmaron vivir una contracción, lo que representa un descenso de un 12 por ciento con respecto al dato del anterior informe. Asimismo, más de la mitad de las empresas consideran que la demanda se mantendrá en 2010.

En cuanto a las ventas nacionales, se ha frenado el porcentaje de empresas que han visto disminuir sus ventas al pasar de un 63 por ciento en el primer semestre de 2009 a un 81,2 por ciento en el segundo. A pesar de ello, todavía son mayoría las que se encuentran en una situación negativa.

Asimismo, los mercados internacionales del sector del metal parecen mostrarse más estables y con una tendencia futura hacia el optimismo. Y es que para los próximos seis meses un 9,7 por ciento de las empresas prevén aumentar sus ventas en exportaciones, frente al 4,2 por ciento que vaticina una disminución.

A este respecto, el presidente de la FEMZ, Javier Ferrer, hizo hincapié en que las ventas han mejorado, principalmente, en las empresas que comercian con el exterior, ya que "Europa está saliendo antes de la crisis".

Por otro lado, Rafael Zapatero incidió en que el indicador más negativo de este informe es el de la cartera de pedidos, ya que un 76,8 por ciento de las empresas califica de "débil" su cartera de pedidos cerrados en mercados nacionales para los próximos seis meses.

Además, en lo relativo a las inversiones, un 57,7 por ciento de las empresas todavía no han invertido en absoluto y no se prevé una mejora de esta cifra a corto plazo debido probablemente a la debilidad de la cartera de pedidos y a los desajustes que se mantienen en la capacidad productiva. Como dato positivo, comentó que un 7,8 por ciento de las empresas encuestadas prevén aumentar sus inversiones en 2010.

Por otra parte, la capacidad productiva instalada se mantiene en parámetros excesivos para un 35,4 por ciento de las empresas, si bien son mayoría —57,4 por ciento— los negocios que consideran "ajustada" su capacidad productiva. Para 2010, aumentan hasta un 69,4 por ciento las empresas que la prevén "adecuada".

El nivel de existencias se mantiene en consonancia con los indicadores anteriores y, partiendo de que son mayoría las empresas que logran mantener ajustado su volumen de existencias, son más las que acumulan stock —53,5 por ciento— que las que tienen un nivel de almacenamiento excesivo —13,1 por ciento—.

En cuanto a los costes de producción, tanto los costes de las materias primas como los de la mano de obra han permanecido estables en el último semestre si bien se prevén encarecimientos para los próximos seis meses, principalmente en mano de obra.

El IPIA Metal del segundo semestre revela también que un 47,9 por ciento de las empresas han reducido los precios, aunque esta cifra desciende hasta un 14,2 por ciento en la previsión para el primer semestre de 2010.

Por último, la producción de las empresas se ha visto recortada durante el primer semestre de 2009. No obstante, hay más industrias del metal que la han aumentado —9,6 por ciento— que las que hubo en el segundo semestre de 2008 —3,7 por ciento—.

Si bien en un futuro próximo se espera un cierto nivel de estabilización a este respecto, los negocios que prevén una mala evolución de este indicador —22,2 por ciento— todavía superan a los que esperan mejorarlo —8,9 por ciento—.

El empleo no se recupera

Sin embargo, las expectativas de recuperación de empleo no son buenas. Según señaló el presidente de la FEMZ, entre 2008 y 2009 se han perdido alrededor de 4.000 puestos de trabajo de los 42.000 empleados con que cuenta el sector del metal aragonés.

En sentido positivo cabe decir que se ha frenado el porcentaje de empresas que ha visto disminuir su plantilla —34,1 por ciento frente al 48,5 por ciento del primer semestre— y son mayoría los negocios que han mantenido y esperan mantener su equipo de personas, si bien un 16,8 por ciento prevé reducir su plantilla en 2010.

En palabras del secretario general de la FEMZ, Rafael Zapatero, "el empleo no mejorará aunque no habrá grandes quebrantos porque ya se han llevado a cabo los ajustes necesarios".

Valoración negativa de la administración

Respecto a la percepción que los industriales del metal tienen del papel de la Administración en la situación de crisis económica, ésta sigue empeorando. De hecho, Rafael Zapatero destacó que "ninguno de los encuestados cree que las Administraciones públicas hayan adoptado buenas medidas para salir de la crisis".

A juicio de Javier Ferrer, algunas de las actuaciones positivas de la Administración han sido salvar la banca y dar ayudas para la compra de vehículos a través del Plan E y de electrodomésticos mediante el Plan Renove.

Sin embargo, "las Administraciones han ocasionado el fracaso del diálogo social", lamentó Ferrer. Entre las medidas que deberían llevar a cabo, enumeró "la bajada de impuestos, una regulación laboral, una reducción drástica del consumo del gasto público y un incremento del gasto en inversión".

Por otro lado, destacó que "un 70 por ciento de los encuestados cree que las entidades financieras no facilitan suficiente financiación para las empresas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento