Ojos tatuados
Los dos presos, en el reportaje en el que exhibieron sus ojos tatuados. NBC

Recientemente la NBC emitía entrevistas con presos estadounidenses que tenían un rasgo en común que ha puesto en alerta a las autoridades carcelarias del país: llevaban tatuada la parte blanca de sus ojos.

Paul Inman, uno de los entrevistados y que cumple pena de 73 años por homicidio, declara que se trata de "lo más cercano a traspasar los límites". Las autoridades sanitarias de EE UU advirtieron de los graves riesgos para la salud que podía contraer todo el que se tatuara los ojos, pero para Inman supone algo de lo que se siente orgulloso: "Apuesto a que no hay nadie en el mundo que tiene el mismo color de los ojos como yo lo hago". Se ha tatuada de azul oscuro la zona blanca de sus ojos.

También fue entrevistado el compañero de celda de Inman, David Boltjes, quien explica que es muy doloroso este tipo de tatuajes (él también se ha tatuado los ojos, de color rojo): "Todos aquí llevan tatuajes en varias partes del cuerpo, piercings, pero no esto".

Ambos recibirán un castigo disciplinario por haberse inyectado tinta de color en los ojos.