Desalojo del Patio Maravillas
La Policía vigila las inmediaciones del Patio Maravillas tras su desalojo sin incidentes. EFE

El Patio Maravillas ya tiene una nueva sede. Se trata de un local privado, okupado justo después del desalojo de este martes, situado en el número 21 de la calle Pez, en el mismo barrio madrileño de Malasaña.

El colectivo ya había buscado "alternativas" ante el inminente cumplimiento judicial, que les llevó a abandonar un "espacio de uso público que ha permanecido vacío durante ocho años". Desde este nuevo emplazamiento, uno de los miembros de la plataforma, Melchor García -nombre ficticio-, asegura a 20minutos.es que no han dejado de trabajar.

"Las paredes son importantes, pero nuestro proyecto no depende del inmueble", explica. Las tareas de limpieza y acondicionamiento del lugar se compaginan con las actividades culturales y sociales "desde anteayer", con la misma filosofía de autogestión y de "hacer visibles los conflictos" que afectan a la Administración y a la sociedad.

"Conocían nuestros movimientos"

En total, una veintena de personas se turnan para que la actividad no cese, conscientes de que "cabe la posibilidad" de que a corto o medio plazo haya otra intervención policial. Sin embargo, agradecen que la de ayer se sucediera "minimizando los riesgos" y sin detenidos ni agredidos: "Conocían perfectamente todos nuestros movimientos".

En cuanto al viejo local, el colectivo confirma que "seguirá muy de cerca" su evolución dado el compromiso que hay por parte de la concejalía de Urbanismo de no recalificar el solar para construir, por ejemplo, apartamentos. "Acuerdo, 8 es un referente político", añade García. El Patio Maravillas llevaba allí dos años y medio.

Durante ese tiempo, mostraron "que se podía utilizar" manteniendo viva la inquietud por generar "una interacción social" y, como ahora, mandando un mensaje a los gobernantes para obtener una "respuesta real" a los problemas de abandono de edificios en Madrid.

Puedes seguirme en Twitter: @MirenM

Consulta aquí más noticias de Madrid.