La Policía desaloja sin incidentes el centro 'okupa' madrileño Patio Maravillas

  • Más de 100 personas se han concentrado para protestar por el desalojo del Patio Maravillas al grito de: "El patio vive, la lucha sigue".
  • La Policía, con una orden judicial, ha llegado a las 9.00 horas.
  • 20minutos.es ha entrado dentro del Patio Maravillas y lo ha contado en directo en twitter.com/20mdirecto
  • FOTOGALERÍA: Las imágenes del desalojo policial.

Dos años y medio después de que comenzara su andadura, el proyecto Patio Maravillas ha llegado a su fin. La orden judicial para desalojar el espacio polivalente autogestionado, que se había reactivado en noviembre, se ha hecho efectiva este martes, víspera de Reyes.

A las 9.00 horas, la Policía Nacional ha cortado todos los accesos al Patio Maravillas, situado en la calle del Acuerdo, 8, en pleno Malasaña (barrio Universidad) y ha entrado al edificio. Los agentes han desalojado a tres personas que estaban durmiendo dentro, aunque este martes de madrugada llegó a haber hasta 15 jóvenes que se habían quedado a pasar la noche para apoyar al colectivo ante la inminencia del desalojo. De hecho, la Policía ha aprovechado que salía uno de ellos para entrar.

Los primeros simpatizantes llegaban a la zona unos minutos más tarde, avisados, la mayoría, por mensajes de móvil. Hacia las 12.00 horas, más de 100 vecinos y amigos del Patio Maravillas se han concentrado para mostrar su repulsa por el desalojo y en apoyo a los okupas, al grito de "El patio vive, la lucha sigue".

En grupos de cuatro personas

Decenas de policías han controlado la zona para evitar incidentes, pero todo se ha desarrollado con tranquilidad. Varios miembros del Patio Maravillas se han organizado con la Policía para poder entrar en el centro y recoger sus cosas. En grupos de cuatro personas, y después de que la Policía los identificara uno a uno, unas 12 personas han podido acceder al Patio Maravillas. Una periodista de 20minutos.es ha conseguido superar el cerco policial y entrar con ellos, narrando minuto a minuto el desalojo desde dentro del centro.

Antes de entrar, un agente judicial ha identificado a todos los jóvenes para que consten sus datos en el acta del desalojo. Acto seguido, un agente de policía les ha explicado que, una vez dentro, las cuatro personas que formaban cada grupo no se podrían separar en ningún momento y que irían escoltados por varios agentes.

La recogida de enseres ha comenzado en la cuarta planta, en una pequeña habitación donde había un colchón en el suelo y un pequeño armario. Los jóvenes han recogido varias cuerdas de escalada y un arnés.

Después han bajado a la tercera planta, donde han recorrido varias habitaciones recuperando micrófonos y material audiovisual. "Txula, dakí no nos sacan ni con agua caliente" (sic), rezaba una pintada amarilla en una de las paredes. No era la única reivindicación: desde pegatinas en recuerdo al antifascista asesinado en el metro, Carlos Palomino; hasta un esténcil con una imagen de una vaca, en contra de los transgénicos; pasando por una pancarta que recordaba el último hackmeeting que se había celebrado en el Patio Maravillas el pasado octubre.

La pancarta "bonita" de los CIE y el billar africano

Los policías vigilaban cada paso de los jóvenes. "El trabajo, es trabajo", decía uno mientras se encogía de hombros, dando a entender que hubiese preferido estar en otro lugar. "Que no se nos olvide la pancarta de los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros), la bonita, que me la han pedido ahí fuera", recordaba una de las chicas que ha entrado dentro. Momentos más tarde, la misma chica preguntaba sin parar por el billar africano, otro encargo que le habían hecho los compañeros que se habían quedado fuera.

Lo ha encontrado en la cafeta, una gran habitación que hacía las veces de bar. "En el Patio Maravillas no vendemos droga. Si trapicheas, te echamos", aclaraba una cartulina en la pared. Los gritos de los simpatizantes, concentrados a más de una manzana de distancia, se oían desde allí: "¡El patio vive! ¡La lucha sigue!".

Ya en la planta baja, han recogido las últimas cosas: los grifos de cerveza y los focos colgados en la pared. Uno de los jóvenes estaba desatornillando una de las luces con un cuchillo, pero en cuanto ha acabado, un agente se lo ha reclamado: "¡Tsss! ¡Dame el cuchillo!".

Poco a poco, y bajo la atenta mirada de decenas de Policías y agentes de paisano, los jóvenes han ido sacando numerosos objetos a la calle: arcones, proyectores, puertas, ordenadores, herramientas, piezas de bicicletas, colchones... hasta a Maripili, una maniquí vestida con un pañuelo en la cabeza, una americana y unas botas, que se ha convertido en uno de los símbolos del centro: "Así se airea un poco, la pobre".

"Somos chicas fuertes"

Tras sacar las cosas, los jóvenes han comenzado a subir los objetos a un camión. Una chica ha preguntado a los agentes si podían hacer relevos con los compañeros que estaban entre los simpatizantes, ya que ellos estaban cansados tras sacar todos los enseres del inmueble. "Mejor si os vais las cuatro chicas y vienen cuatro chicos", le ha dicho el agente. "No hace falta, nosotras somo chicas fuertes", le ha contestado la joven, mientras iba a por unas sillas para seguir cargando el camión.

Los responsables del patio han convocado una manifestación contra el desalojo, para la tarde de este martes, a las 20.00 horas, en la plaza del Dos de Mayo.

No es la primera vez que las autoridades tratan de desalojar el Patio. Lo intentaron hace justamente un año, pero la presión popular lo paralizó.

El Patio Maravillas, un centro social 'okupado', se ha convertido en casi tres años (lleva activo desde el 1 de julio de 2007) en referente indiscutible de la actividad cultural popular de Malasaña.

Inmerso en un prolongado proceso judicial que ha intentado varias veces su desalojo, este espacio polivalente autogestionado cuenta con la simpatía de muchos usuarios, que se han movilizado en Internet contra su cierre; pero también con la firme oposición de parte de los vecinos, que lo acusan de generar ruidos y suciedad y que incluso llegaron a colgar un vídeo en Youtube para denunciar sus actividades.

Puedes seguirme en Twitter: @Nuksazi

Mostrar comentarios

Códigos Descuento