Laia Marull «Jamás he consultado a videntes»
. Foto
Sensible, introvertida, resentida, vengativa, honesta… ¿Qué hay de Beatriz, su personaje, en usted?

Su honestidad es su máscara. Beatriz es muy distinta a mí, pero supongo que tampoco puedo escapar de mi misma.

¿La principal motivación de su personaje es el amor?

Sí, pero un amor mal entendido, con el sentido de posesión que provocan los celos o la venganza. Amor significa qué escoges en libertad.

¿Hace locuras por amor?

Algo he hecho, pero nunca forzaría a otra persona a estar conmigo. Cuando se vuelve una obligación, ¿dónde está el amor?

¿Realista o fantasiosa?

Creo que prefiero más estar con los pies en el suelo.

¿Y cree en premoniciones, videncias o esoterismo?

No, aunque hay señales, intuiciones y muchas cosas que desconocemos. Pero jamás he consultado a una vidente o me han echado las cartas.

Se decició ser actriz por un texto de Mafalda.

No exactamente (ríe), pero fue como una señal. Mi padre me regaló un libro de Mafalda y me dijo que era mágico y respondía a mis preguntas. Esa misma noche unas amigas me animaban a interpretar. Abrí al azar el libro y encontré la respuesta. Al día siguiente me apunté a una escuela. Entonces tenía 18 años.

¿Busca un mismo tipo de guión, dramático y con personajes sensibles, pero de gran dureza interior?

¡Vaya! Nunca me había visto así, pero es cierto que me he decantado más por el género dramático. Aunque me encantaría hacer una comedia.

¿Y ser heroína de acción?

Por supuesto (ríe). Me encantaría saltar cornisas ...

.¿Qué consejo le ha sido más útil en su profesión?

En teatro, Robert Lépage me decía: «No tenéis que hacer nada!». Era como afirmar que nuestra sola presencia era suficiente, y la experiencia iría dando el resto. Salvador García Ruiz me enseñó a ser muy minimalista, porque cada gesto tiene un sentido.

¿Prefiere el trabajo y el respeto del público a la fama?

En mi trabajo parece una contradicción, pero me asusta ser famosa.

Bio

Nació en Barcelona en enero de 1973. En cine ha participado en Mensaka, Lisboa, Te doy mis ojos... Tiene dos premios Goya.