Autobús de la línea 201
Un autobús de la línea 201, ayer, en la calle López de Hoyos. Jorge París

Indignados. Así están los 75.587 vecinos del distrito de Hortaleza que desde ayer saben oficialmente gracias a 20 minutos que la línea de autobús 201 (que une su distrito con Ventas) dejará de prestar servicio el próximo jueves, justo en Nochevieja.

"Vamos a pelear y a movilizarnos. No se puede consentir porque la utiliza mucha gente y es la única conexión directa que tenemos con Ciudad Lineal", explicaba ayer indignada la presidenta de la Plataforma vecinal de Hortaleza, Emilia Lozano, que asegura que los vecinos se dejarán oír en la Junta de Distrito, donde van a llevar el asunto.

Tres transbordos

El Consorcio Regional de Transportes hizo pública ayer su intención de suprimir este servicio (que presta la empresa privada Etasa), aunque se negó a explicar a este diario las razones que han motivado esta decisión ni el número de usuarios del servicio.

Por su parte, los vecinos aseguran que la 201 es una línea "totalmente necesaria y lo que hace falta es mejorarla con buses más modernos y más frecuencia" ya que, si desaparece, la única forma de llegar a Ventas desde Hortaleza en bus es haciendo tres transbordos. Algo que el Consorcio obvia en las alternativas que ofrece a los usuarios: las líneas 12, 72, 38 y 70. Ninguna de ellas es directa y obliga a transbordar.

La empresa concesionaria (que tampoco quiso atender a este diario) se ha comprometido a mantener todos los empleos, y eso a pesar de las dificultades que atraviesa Etasa, de la familia de Díaz Ferrán, según explicaban desde CC OO. "Nos recolocarán en otras empresas", decían ayer los conductores.

Lo que no parece estar sobre la mesa es la posibilidad de que la EMT cubra con una línea el vacío que desde el jueves dejará el 201. "Eso tiene que planificarlo el Consorcio, no depende de nosotros", explicaban desde la EMT.

Ellos se suben

Tomás García, jubilado, 79 años. "No deberían quitarlo porque somos muchos los que lo usamos. Yo voy mucho a Las Ventas y al cementerio y me viene fenomenal. Ahora voy a tener que emplear más tiempo en el recorrido y tendré que hacer al menos tres transbordos".

Natividad Torres, jubilada, 66 años. "Tenemos que impedir que lo quiten, aunque es verdad que deberían mejorar el servicio, pero no que lo supriman. Yo lo uso mucho porque mi hermana vive en San Blas y con un único autobús puedo llegar hasta su casa".

Consulta aquí más noticias de Madrid.