Videojuegos
El exceso hace que los niños se desconecten del mundo real.

Los pediatras aconsejan que los adolescentes no usen los videojuegos durante más de dos horas seguidas al día, ya que esto puede causar "adicción a las pantallas", según la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Cuando el niño alcanza la adolescencia abandona los juguetes clásicos para incorporar otros más sofisticados de estructura electrónica, como ordenadores o videojuegos. "Es precisamente en esta etapa cuando los padres deben estar más pendientes del juego sus hijos y de su contenido", según indica Jordi Mateu, coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría (AEP). El niño puede llegar a desconectarse de sus amigos y del mundo real

En este sentido, señaló que estos juegos electrónicos pueden ayudar a medir las habilidades del jugador y acrecentar la autoestima del niño "si se utilizan con mesura". Sin embargo, advirtió de que cuando el niño se desentiende de sus amigos, se desconecta de su familia y se refugia en el mundo de los audiovisuales se puede caer en lo que denominó como el "botellón electrónico", es decir, adolescentes que se quedan recluidos en casa para satisfacción de sus padres, pero que pueden estar elaborando una "adicción a las pantallas".

El principal problema, según el doctor Mateu, es que "este enganche exclusivo impide al niño relacionarse con el mundo real que le envuelve, y menores que presentan cierta fragilidad en su personalidad, que son inhibidos, introvertidos e inseguros, pueden llegar a desconectarse del mundo real".

Respecto a la seguridad de los juguetes, hay que poner especial atención a aquellos que por su forma y medida no sean adecuados a la edad del niño; aquellos que pueden desmontarse en piezas pequeñas que el niño puede introducirse en la boca y en otros orificios naturales; los que están deteriorados o con algún defecto en su construcción; y, por ultimo los que transfieren energía, dando lugar a quemaduras y hasta electrocución.

Es importante saber escoger los juguetes adecuados para cada niño

En este sentido, aconseja colocar siempre los juguetes  en  lugar seguro, no comprar a los niños de menos de 10 años juguetes que tengan que funcionen con gasolina, alcohol o que enchufarse a la corriente eléctrica, ni regalarles juguetes que tengan dardos o flechas.

"Por ello es importante saber escoger los juguetes adecuados para cada niño, ya que así se favorecerá su personalidad en cualquiera de sus aspectos. A pesar de ello, en muchas ocasiones los padres escogen juguetes que no se ajustan a las necesidades del niño", dijo.