Robot caza canciones
Uno de los robots desarrollados por un grupo de investigación de la Universidad de Málaga, capaz de reconocer y localizar canciones al ser silbadas o tarareadas. EFE

El simple acto de silbar o tararear una canción, tocar unos acordes con la guitarra o teclear algunas notas en el piano es suficiente para que un sistema creado por investigadores de la Universidad de Málaga (UMA) la reconozca y sugiera temas musicales del mismo estilo.

Ésta es una de las muchas aplicaciones de una serie de robots fabricados por un grupo dirigido por la profesora Isabel Barbancho, que ha destacado la necesidad de disponer de métodos inteligentes de creación y manejo de contenidos musicales.

Otro de los sistemas desarrollados por este grupo permite trasladar el teclado de un piano a una hoja de papelY es que estos "robots inteligentes" son capaces no sólo de reconocer una canción cuando la oyen, sino que la clasifican en función de sus características mediante el análisis de los tonos o estilos musicales.

"El sistema reconoce a qué estilo de música pertenece la canción e incluso te sugiere temas parecidos", ha explicado la investigadora, que ha recordado que hay sistemas que permiten la clasificación de canciones, pero que tienen que ser ordenadas y establecidas por el propio usuario.

Otro de los sistemas desarrollados por este grupo permite, según ha explicado Barbancho, trasladar el teclado de un piano a una hoja de papel, algo que se consigue mediante lo que ha denominado "la realidad aumentada" y que supone que el robot visualice las teclas del instrumento -también se puede hacer con un xilófono- y reconozca los sonidos al "pulsar" las mismas en el papel que reproduce el teclado.

Esta característica podría resultar muy útil, por ejemplo, para profesores de piano, que se ahorrarían tener que trasladar el instrumento para clases y eventos que no sean un concierto.

No obstante, no todo es aprendizaje y clasificación de canciones, ya que el grupo también ha desarrollado un sistema por el que traduce canciones que pueden ser tocadas con varios botones y a distintos niveles de dificultad, lo que vendría a emular, en cierto modo, a juegos de consola como el Guitar Hero, "con la ventaja de que el número de canciones es ilimitado", ha resaltado Barbancho.