Internet en casa
Internet en casa. ARCHIVO

Según la décima edición del informe 'La Sociedad de la Información en España', presentado por la Fundación Telefónica, los hogares españoles que todavía no disponen de conexión a Internet alegan, como principal motivo, razones económicas tales como el precio de la línea o del equipo necesario.

Como señalan desde PortalTIC.es, es cierto que los datos del estudio muestran al mismo tiempo una continua generalización del uso de Internet, del que ya disfrutan cerca de una cuarta parte de la población mundial, superándose así la barrera de los 1.500 millones de usuarios.

El 20,3% alega que los costes de conexión resultan demasiado altos y otro 19,7% se refiere a unos elevados costes de equipo

En España, un 51% de hogares disponen de acceso a Internet. No obstante, pese al aumento del empleo de la red, casi la mitad de los hogares españoles (49 %) continúan 'desconectados', lo que sigue siendo una cifra muy elevada.

Parece que el principal motivo de dicha 'desconexión' no es otro que el económico, como constata la Fundación Telefónica, apoyada en datos de 2008 del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El mismo estudio recoge el gráfico 'Motivos por los que las viviendas principales no disponen de acceso a Internet' que muestra cómo el 55,5% dice que es porque no necesita Internet, no le resulta útil, etc; seguido de aquellos que dicen no saber utilizarlo (un 26,1%). No obstante, el 20,3% alega que los costes de conexión resultan demasiado altos y otro 19,7% se refiere a unos elevados costes de equipo, según lo recogido por PortalTIC.

Otras razones para permanecer 'desconectados' son las de aquellos que ven en la red el riesgo de contenidos perjudiciales o peligrosos (20,3 %); o los que no necesitan conectarse en sus casas porque ya lo hacen desde otro lugar (13, 7 %).

En el estudio destacan también importantes diferencias en cuanto a la frecuencia de acceso a Internet.  Mientras que en las clases sociales más pudientes, un 81,5% reconoce conectarse al menos semanalmente, en las clase bajas, este porcentaje desciende hasta el 21,7%.