El nacimiento, de cinco metros de longitud, cuatro de anchura y cinco de altura, ocupa un espacio de 14 metros cuadrados y reúne más de 400 figuras en diez escenas distintas, según informó el Arzobispado en un comunicado.

El belén ha sido realizado con corcho recubierto por escayola y cemento cola que las propias religiosas han pintado y dado forma. De este modo, han hecho el armazón del belén y también las montañas, cuevas, pozos, murallas y casas que lo integran. Además, han realizado con fibra de vidrio un río de dos metros de longitud con una cascada de más de un metro de altura.

Igualmente, las religiosas se han encargado de la iluminación del nacimiento con focos luminosos que asemejan la luz del día y la noche. Además, han iluminado las casas y calles con pequeñas bombillas y la iluminación nocturna con más de cien metros de fibra óptica, "para representar la bóveda del cielo estrellado".

Un total de diez escenas componen el belén desde la Anunciación hasta la huida a Egipto, que además incluye pergaminos con citas bíblicas. Entre las más de 400 figuras, algunas de ellas móviles, que son los únicos elementos del conjunto que no están hechos a mano por las religiosas, hay algunas que tienen más de 50 años como es el caso de los Reyes Magos y la Anunciación a los pastores.

El nacimiento permanecerá expuesto en la casa general de la congregación religiosa hasta el próximo 6 de enero en horario de mañanas de 11.30 a 13.30 horas y, por las tardes, de 17.30 a 19.30 horas.

Las religiosas exponen al público desde hace 14 años el belén que cada año es nuevo, aunque la tradición de realizarlo para la propia comunidad religiosa es mucho más antigua. Lo único que no cambian son las figuras.

Consulta aquí más noticias de Valencia.