Cientos de afectados por la quiebra de la aerolínea Air Comet siguen esperando una solución en la Terminal 1 de Barajas. Entre ellos, según los afectados, hay unos 200 que pensaban volar en el vuelo con destino a Lima (Perú) fletado por el Ministerio de Fomento y que no han podido hacerlo por falta de espacio en el avión de Iberia que salía esta mañana a las 10.00 horas.

La única solución que de momento se les ha ofrecido a los afectados es comprar un billete en enero por un precio rebajado al del original, unos 500 euros, según el consejero de la Embajada de Colombia, Luis Armando Soto.

Los pasajeros aseguraron que no tienen dinero para poder comprar otro billete y exigieron poder volver a su país

Sin embargo, los pasajeros aseguraron que no tienen dinero para poder comprar otro billete y exigieron poder volver a su país. "Llevamos desde las 6.00 horas haciendo cola para poder coger el vuelo y ha salido el cónsul diciendo que ya no podíamos pasar", contó Gladis una de las peruanas que no pudo viajar a Lima.

Según sus propias cifras, hay aproximadamente 500 afectados que se encuentran en estos momentos en la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas que no pueden volar a pesar de la existencia de plazas disponibles, a las que sólo pueden acceder "pagando". "Entendemos las complicaciones comerciales en términos legislativos y creemos en la buena voluntad de Iberia, pero los pasajeros exigen soluciones inmediatas", aseguró Soto.

Los propios afectados manifestaron que han ofrecido diferentes soluciones y ninguna de ellas se ha llevado a cabo. "Queríamos que nos llevasen a todos directamente en un vuelo a Latinoamérica y allí hiciese escala para los diferentes países", contó Carolina, una de las afectadas con destino a Bogotá.

"Cuestión humanitaria"

Asimismo, acusaron de falta de organización a las compañías aéreas y a las Administraciones, puesto que "el día 24 salió un avión hacia Colombia con 150 plazas desocupadas", y nadie les avisó de que "salía y se confundieron en la hora", señaló Antonio. "Tenían los números de teléfono y se comprometieron a llamar en el momento en el que hubiera plazas disponibles, pero no lo hicieron", añadió.

Al grito de 'Queremos Viajar', todos los afectados pedían que se les ubicase en los vuelos para poder volver a su país. "Vivimos de la caridad, no tenemos comida y nos estamos quedando sin dinero", describió Julián Andrés, un estudiante becado que estaba haciendo escala en Madrid y que se limitó a explicar que la situación es "simplemente cuestión humanitaria".