En una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, dijo que no entiende las críticas vertidas por partidos y dirigentes políticos contra este nombramiento, ya que, a su juicio, es "bastante incompatible" cuando, después, "desde esos mismos partidos políticos se le pide respeto a la Iglesia para que no entre en política".

Frente a la postura de estos partidos y dirigentes políticos "capaces de entrar en decisiones que le corresponden única y exclusivamente a la Iglesia católica", López defendió su intención de "mantener siempre una posición de respeto hacia la Iglesia".

Según agregó, "todos sabemos cómo funciona" la Iglesia y a quién le corresponde nombrar obispos, como ha ocurrido en el caso de Munilla.

Respecto a la figura del nuevo obispo, recordó que es una persona "nada ajena al País Vasco, porque es de Zumarraga, euskaldunzaharra, conocido en la zona", aunque "luego es verdad que viene acompañada de una serie de auras".

"Una que es muy conservador, sí, pero a la vez era quien llevaba a su casa a personas drogodependientes para desengancharse, quien atendía permanentemente a los más necesitados de su pueblo; y eso se lo reconocen en Zumárraga muchísima gente y luego hablan de que puede ser un obispo españolista o antinacionalista como si la característica de un obispo debiera de ser ésa. Yo respetaré siempre a la Iglesia en su ámbito porque quiero que me respete a mí en el mío", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.