Éste sufre quemaduras de primer y segundo grado en la espalda y los antebrazos, que en el día de ayer fueron tratados en la Unidad de Quemados del centro médico, aunque sin que en ningún momento las heridas revistieran gravedad.

El secretario general del Sindicato Profesional de Bomberos (SPB) en Sevilla, Juan Carlos Bernabé, ya destacó a Europa Press la violencia del incendio, advirtiendo de que el fuego "derritió por completo" el casco de este profesional e hizo lo propio con las gomas que sujetan la máscara del equipamiento. "En una situación así, un bombero se enfrenta a 1.000 o 1.500 grados", dijo Juan Carlos Bernabé.

El incendio, declarado en una vivienda de la plaza del Obradoiro del Parque Alcosa y que también registró cuatro vecinos intoxicados por inhalación de humo, surgió en el salón del inmueble y su foco podría localizarse en alguno de los electrodomésticos o equipos tecnológicos instalados junto al televisor.

Según relató a Europa Press uno de los bomberos del servicio municipal de Salvamento y Extinción de Incendios que participó en el rescate de esta familia y la extinción del fuego, los efectivos se habrían visto obligados a atravesar una cortina de fuego para rescatar a uno de los hijos del matrimonio, quien finalmente había escapado de las llamas accediendo al balcón de la cocina, con salida a un patio interior, y no al balcón del salón, que ha quedado "destruido" por las llamas.

Mientras el grueso de los efectivos protegía al matrimonio y a uno de sus hijos, un cabo alcanzó el balcón de la cocina y rescató al niño que se había refugiado en él, quien se había aferrado a una tubería para eludir el efecto de las llamas. Así, la mencionada fuente aclaró que el incendio se declaró en el salón y, aunque este aspecto debe ser esclarecido, el foco podría estar localizado en torno a los electrodomésticos y aparatos que rodeaban al televisor de la principal estancia de la vivienda.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.