El presidente del PP cántabro, Ignacio Diego, ha manifestado que prefiere "no hacer pronósticos" para 2010 en relación al Gobierno regional, ya que tiene la "esperanza" de que cambie su actitud en relación a la oposición.

En cualquier caso, aseguró que su partido seguirá el próximo año tendiendo la mano al Ejecutivo para, entre todos, "sacar a Cantabria" de la crisis.

En declaraciones a Europa Press, el dirigente 'popular' señaló que su partido propondrá y defenderá medidas concretas para "hacer progresar" a la región y tratar de "devolver" el puesto de trabajo a quienes lo han perdido, más de 40.000 personas.

Así, aunque no haya "recepción" de las propuestas del PP por parte del Gobierno, se las trasladarán a los agentes sociales de la Comunidad.

En relación a 2009, Diego lamentó que lo que "marca" este año son los cerca de 20.000 empleos destruidos en la Comunidad, asunto en el que, a su juicio, el Gobierno se ha manifestado como "incapaz" y ha evidenciado su "falta de liderazgo".

Frente a ello, recordó, el PP ha "consolidado" su "disposición permanente" al diálogo, con planteamientos "positivos y en beneficio de la región", lo que se manifiesta en una "proyecto de alternativa al actual Gobierno". "El partido está al servicio de Cantabria", recalcó.

En familia

Por último, sobre las celebración de las fiestas navideñas, el líder del PP comentó que acabará el año y empezará 2010 "en familia". En concreto, los días de Nochebuena y Navidad los ha pasado en su casa, en Astillero, con su familia, mientras que en Nochevieja y Año Nuevo estará en Madrid, donde residen familiares de su mujer.

Ignacio Diego pedirá a los Reyes Magos que sean "generosos con todos los hogares de Cantabria" y que "ayuden a los políticos a conseguir que en ningún hogar haya necesidad".

Respecto a él, manifestó que pedirá, al igual que otros años y para "no llevar la contraria" a Melchor, Gaspar y Baltasar, corbatas, calcetines y camisas, entre otras cosas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.