La directora de Sanserif Creatius, Ana Yago, explicó que "la apuesta por los materiales biodegradables o reciclables, la recuperación para el hogar de materiales industriales de bajo coste y grandes prestaciones y el replanteamiento de la durabilidad y la funcionalidad del mobiliario para los espacios domésticos son los pilares sobre los que debe asentarse la inversión de la industria del mueble". Además, indicó que éste es "uno de los pocos flotadores que le quedan a una industria que no ha sabido preveer las nuevas necesidades del comprador".

Para la diseñadora, las necesidades de la sociedad han cambiado, pero la industria del mueble "todavía no ha encontrado el camino para adaptarse a éstas". "Cada día los consumidores compran más por valores y funcionalidad que por otros factores que, hasta ahora, se han defendido como indispensables", según Ana Yago.

Por ello, la creativa valenciana incidió en la necesidad de apostar por materiales o productos elaborados que "han cumplido la función para la que se concibieron originalmente, pero que todavía pueden alargar su vida útil y reorientar líneas de negocio que están sufriendo los efectos de la situación económica actual".

Ese es el objetivo de piezas como Clock Pallet. Un reloj industrial al que se incorporan valores como el crecimiento sostenible; la reducción de residuos y la reutilización de materiales para nuevas creaciones. De hecho, a la recuperación del palet, se une el uso de ceras naturales para su envejecimiento y un proceso de construcción artesano con bajo impacto medioambiental, lo que "refuerza la filosofía con la que ha nacido la pieza".

"En esencia, Clock Pallet es una métafora. La parte visible de reloj se compone de unas saetas doradas de estilo clásico que contrastan con la estética industrial de la pieza", manifestó la diseñadora, quien incidió en que "los números que aprisionan el tiempo aparecen desgastados. Son una sombra de lo que fueron sobre un soporte que también ha oscurecido su aspecto por el uso continuado".

No obstante, "lo esencial de la pieza es que asegura un consumo mínimo de recursos para su construcción y la máxima durabilidad por la resistencia del material", según la directora de Sanserif Creatius. Además, recordó que, cuando el producto se deseche definitivamente, todavía se mantiene la posibilidad de reciclarlo.

Reutilización de materiales

En este sentido, el responsable de comunicación de Sanserif Creatius, José Antonio Giménez, señaló que la sostenibilidad es "uno de los referentes de las nuevas propuestas del diseño industrial actual". Con la reutilización, que es una de las tres "erres" de la ecología, se alarga el ciclo de vida del objeto y se evita el retorno de CO2 a la atmósfera.

Por otra parte, Giménez explicó que los consumidores han optado por la adquisición de muebles económicos y con caducidad, esto es, "piezas que no se prevé que nos acompañen en el hogar toda la vida", ya que las modas y los gustos "cambian y evolucionan según las tendencias o la edad".

No obstante, la concienciación ecológica "se ha convertido en un factor determinante en el proceso de elección del consumidor, más allá del precio final del producto". Ahora, se adquiere un producto "por su aspecto y función, esto es, su diseño, pero también por los valores complementarios" como el bajo impacto medioambiental en su producción, el uso de materias primas naturales o su posterior reciclaje o reutilización, según José Antonio Giménez.

En este nuevo contexto, materiales biodegradables, que han demostrado sus cualidades en diversos sectores industriales y que han ganado cuota de mercado a otros productos como el plástico o la madera en áreas esenciales como el envase y el embalaje, se erigen como la primera opción para desarrollar nuevas líneas de producto.

Consulta aquí más noticias de Valencia.