Esta situación se produce después del anuncio de que la gestión del establecimiento la llevará desde principios de año el grupo Sol Meliá, que prefería que los trabajadores pasaran sus contratos de fijos a fijos-discontinuos y el cierre durante cuatro meses anuales, lo que, según los empleados, supondría convertir al hotel en estacional.

La plantilla está compuesta por más de un centenar de trabajadores, de los que 79 son fijos, según explicó la secretaria provincial de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO, Lola Villalba, quien indicó a Europa Press que en la reunión de esta semana se plantearon varias posibilidades, entre las que se encontraba el cierre durante cuatro meses anuales.

Los trabajadores, en asamblea, propusieron otras opciones: que quien quiera deje su puesto de trabajo, que aquellos que lo soliciten puedan pasar a ser fijos discontinuos o que haya una suspensión temporal hasta 2012, un hecho al que sí están dispuestos antes de llegar a "una reconversión total en hotel de temporada".

En dicha asamblea siete trabajadores decidieron que querían irse, cuatro estarían dispuestos a convertir sus contratos en discontinuos y el resto apuestan por el ERE temporal que sería para los meses de enero, febrero y diciembre de 2010, 2011 y 2012.

"La gente sabe las dificultades, pero prefiere mantener su puesto de trabajo y no aceptar una oferta contraria", puntualizó, y precisó que con la suspensión temporal trabajarían nueve meses —uno de vacaciones— y tres irían al desempleo.

Según Villalba, es "la mejor de las opciones" dada la situación. Además, confió en que la gestión de Sol Meliá repondrá el establecimiento "y dará más vida al hotel gracias a su paraguas comercial". "Creemos que dará ocupación los 12 meses del año y, mientras tanto, los trabajadores han elegido la opción que más les interesa y no quieren que sea un hotel sólo de temporada", apostilló.

El presidente del comité de empresa, Gonzalo Bueno, opinó que lo mejor es llegar a un acuerdo y recordó que para los próximos enero y febrero ya hay clientes y 2010, "a pesar de la mala situación económica, no se presenta mal", dijo.

El próximo 31 de diciembre finaliza el contrato de Westin, el actual operador del establecimiento, filial de la cadena Starwood, tras 10 años de gestión del mismo, que pasará al grupo Sol Meliá.

La Quinta será el tercer hotel Sol Meliá de Marbella, junto con el Gran Meliá Don Pepe y el Meliá Marbella Dinamar. Cuenta con 172 habitaciones, Spa, zona para niños y campo de golf, convirtiéndose en el primero con estas instalaciones deportivas de la cadena, el cuarto de España y el octavo del mundo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.