Cinco jóvenes estadounidenses han sido detenidos en Pakistán para ser interrogados por un supuesto caso de colaboración con la insurgencia talibán, para la que estarían trabajando con el objeto de llevar a acabo acciones terroristas en ese país, incluido el ataque a una central nuclear.

Las autoridades habían estado controlando una serie de correos electrónicos cruzados entre los estadounideneses y los talibanes. En ellos destacaba la simpatía que la lucha talibán despertaba en los jóvenes, dos de los cuales tienen ascendencia paquistaní, y el resto egipcia, yemení y eritrea.

Los cinco estadounidenses intentaban llegar hasta las zonas controladas por los talibán

En el último correo interceptado los servicios de inteligencia comprobaron que se mencionaba la central nuclear de Chashma (situada al norte del país, y cerca de la capital, Islamabad) y que por ese motivo estaban viajando a la localidad de Mianwali, cercana a la planta de energía.

Además, los cinco jóvenes fueron detenidos en la localidad de Sargodha, donde está una de las mayores bases aéreas del país, a unos doscientos kilómetros de Islamabad. En su poder, las autoridades encontraron mapas del país, con los que supuestamente intentaban orientarse para llegar hasta las zonas controladas por la insurgencia talibán, cerca de la frontera con Afganistán.

Aunque han sido detenidos, aún no han sido acusados de ningún delito, aunque están siendo interrogados.

Poco antes cinco personas murieron y 16 resultaron heridas en un ataque suicida contra un puesto de control de las fuerzas de seguridad en la ciudad noroccidental paquistaní de Peshawar.