Según informó en un comunicado la Benemérita, a primera hora de la mañana del sábado pasado la Guardia Civil tuvo conocimiento, mediante una llamada telefónica, de que en un determinado local de copas de la localidad había un joven que podía estar ofreciendo sustancias estupefacientes a los clientes presentes en ese momento. Al parecer, se trataba de un joven rubio de ojos azules, calificado por la persona informante como forastero.

Rápidamente se desplazó al lugar una patrulla de la Guardia Civil, que inició gestiones tendentes a la localización del supuesto vendedor de droga. Los agentes, con ropa de paisano, entraron en el local, tratándose de un lugar en el que se reúnen los jóvenes de La Puebla para desayunar tras la noche de ocio. Los agentes localizaron a una persona cuyas características coincidían con la descripción que el comunicante anónimo aportó.

Los guardias civiles, ya fuera del local, permanecieron apostados hasta que vieron al sospechoso salir y dirigirse a un vehículo. Nada más emprender la marcha este vehículo fue interceptado por los agentes, que procedieron a su inspección.

Fruto de la misma, encontraron ocultas en diferentes escondrijos del coche diferentes sustancias estupefacientes, concretamente cinco porciones de hachís y otras tantas de marihuana listas para su venta, así como varios envoltorios de plástico transparente con restos de cocaína. Al proceder a registrar a la persona sospechosa, escondida entre los testículos se le encontró una bolsa con cocaína en piedra que arrojó un peso de dos gramos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.