La Audiencia Provincial ha condenado a un año y seis meses de prisión a un hombre de 61 años que, en noviembre de 2007, amputó de un mordisco la falange de un dedo de la mano izquierda a otro individuo durante una reyerta que ambos, quien mantenían desavenencias anteriores, iniciaron al encontrarse de forma casual cuando transitaban por las calles de la capital almeriense.

La sentencia de la Sección Tercera considera al acusado autor de un delito de lesiones aunque rebaja la pena de tres años de cárcel que interesó el fiscal durante el trámite de informes de la vista oral. Le impone, asimismo, el pago de una indemnización de 3.500 euros, más otros 4.000 euros por secuelas mientras que a la víctima le condena a un mes de multa a razón de 12 euros diarios y le obliga al abono de 175 euros por las heridas que causó a su contrincante.

El fallo destaca que los dos acusados "asumieron voluntariamente" el enfrentamiento y se "provocaron mutuamente"La pelea tuvo lugar el 27 de noviembre de 2009 cuando el hombre de 61 años caminaba por una plaza ubicada en las inmediaciones del domicilio del otro acusado. Al pasar frente a la puerta, se inició entre ambos un discusión que derivó en insultos mutuos y que degeneró en "acometimientos y agresiones recíprocas".

Fue entonces cuando uno de ellos, tras dar un mordisco al otro en el antebrazo, alcanzó el segundo dedo de la mano izquierda y le amputo con los dientes parte de la falange. Según consta en el apartado de fundamentos de derecho, lo mantuvo además en su boca "pese a los gritos" de la víctima "para que parase" y luego "lo escupió" al suelo.

El fallo destaca que los dos acusados "asumieron voluntariamente" el enfrentamiento y se "provocaron mutuamente" al tiempo que rechaza que el condenado por un delito de lesiones actuase en defensa propia tal y como aseguró ante la sala, donde apuntó que su enemigo portaba una barra de hierro que los agentes de la Policía Nacional no hallaron en el lugar de los hechos.

Consulta aquí más noticias de Almería.