Muere Rosa Parks, adalid de la lucha por los derechos civiles
Reuters Reuters

Shirley Kaigler, abogada de Parks, comunicó que la mujer murió mientras dormía una siesta el lunes por la tarde, rodeada de un grupo de amigos y familiares.

'Simplemente se quedó dormida y no se despertó', dijo Kaigler.

La causa de la muerte no pudo ser confirmada de manera inmediata. Parks llevaba mucho tiempo peleando contra la demencia senil.

El senador Edward Kennedy (demócrata por Massachusetts) y el reverendo Jesse Jackson, entre muchos otros, lamentaron públicamente la muerte de Parks y destacaron su lucha y valor en favor de la igualdad y la libertad.

Parks tenía 42 años y trabajaba como costurera en una tienda de Montgomery cuando subió a un autobús en el centro de la ciudad el 1 de diciembre de 1955. Tres paradas después entró un hombre blanco que no tenía donde sentarse solo, como mandaban las leyes de ese momento.

Para hacerle un lugar, el chofer James Blake ordenó a Parks y a otros tres pasajeros negros que dejarán libres sus asientos. Los otros tres obedecieron, pero Parks no. 'No. Estoy cansada de ser tratada como una ciudadana de segunda clase', le dijo a Blake.

Blake llamó a dos policías, quienes le preguntaron a Parks por qué no se había movido. 'No pensé que tuviera que hacerlo. Yo pagué mi billete como cualquier otro'.

Parks no fue la primera persona negra arrestada en Montgomery por no ceder su asiento, pero sí la primera en desafiar la ley.

Cuatro días más tarde, fue condenada por quebrantar la ley y multada con 10 dólares, además de pagar otros cuatro por los costes del juicio. Ese mismo día, los habitantes negros de la ciudad comenzaron un boicot al sistema de autobuses, liderado por un entonces desconocido reverendo Martin Luther King.

El boicot duró 381 días, y las acciones legales llevaron a una decisión del Tribunal Supremo de Justicia que obligó a Montgomery a eliminar la segregación racial en el sistema de autobuses, y puso fin a las leyes racistas que separaban a blancos y negros en los espacios públicos del sur estadounidense.

Parks y su marido, Raymond, se mudaron a Detroit en 1957, después de que ella perdiera su empleo y recibiera varias amenazas de muerte en Alabama. De 1965 a 1988, trabajó como asistente del representante Demócrata por Michigan John Conyers.

En 1996, Parks recibió la más alta condecoración civil de Estados Unidos, la Medalla Presidencial de la Libertad, y en 1999 le entregaron la Medalla de Oro de Honor del Congreso, cuando la reconocieron como un 'icono viviente de la libertad en Estados Unidos'.*.