El Papa Benedicto XVI se cayó este jueves cuando se dirigía al altar mayor de la basílica de San Pedro del Vaticano para celebrar la Misa del Gallo, después de que una mujer saltara una valla del interior del templo con la intención de saludarle.

El Vaticano ha confirmado que el Papa se encuentra "bien" y ya ha pronunciado hoy el Mensaje de Navidad, en el que ha impartido la bendición Urbi et Orbi. El Pontífice fue inmediatamente agarrado por los ceremonieros pontificios y pudo oficiar la misa, que este año se celebró dos horas antes de lo habitual para evitar en la medida de lo posible el cansancio de Su Santidad, que tiene casi 83 años.

<p>Papa Benedicto XVI - caída - 280</p>El hecho se produjo cuando el Obispo de Roma recorría el pasillo central de la basílica, presidiendo la procesión de cardenales y otros religiosos que se dirigía hacia el altar mayor para el rito. La mujer, que ha sido identificada como Susanna Maiolo, de 25 años y nacionalidad ítalo-suiza, ha sido ingresada en un centro sanitario, debido a que sufre problemas psíquicos, según ha explicado el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

La joven padece problemas mentales y ya intentó saltar la valla y zarandear al pontífice el año pasado durante la misma ceremonia, según han informado fuentes del Vaticano.

En el incidente, también cayó al suelo el cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años, que formaba parte de la procesión, y que tuvo que ser hospitalizado en el Policlínico Gemelli, de Roma. El portavoz vaticano ha confirmado que el purpurado tendrá que ser operado del fémur y añadió que su estado de salud es también "bueno".