eta lanzagranadas zaragoza
Uno de los lanzagranadas recuperados por la Guardia Civil en Zaragoza (Efe). Efe

Los lanzagranadas fueron descubiertos en una zona que no rastrearon las Fuerzas de Seguridad el día 12, cuando la organización terrorista anunció su colocación por primera vez, mediante una llamada telefónica, ni el día 15, en el que mediante otra llamada reiteró la existencia de los artefactos.

Tras conocerse este lunes el nuevo aviso de la banda con la localización exacta de su ubicación, las fuerzas de Seguridad reanudaron a las 08.30 la búsqueda de los lanzagranadas y alrededor de las 10.00 fueron localizados en una zona con arbustos.

El alcance de los lanzagranadas no hubiera permitido atentar contra el aeropuerto

El delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, precisó que los dos tubos lanzagranadas, con un alcance de unos 1.000 metros, estaban ubicados a unos 3.500 ó 4.000 metros de las instalaciones aeroportuarias civiles y militares, de modo que "en ningún momento pudo haber llegado ninguna de estas granadas ni al aeropuerto ni a la Base Militar".

La granada de uno de los tubos salió, no se sabe cuándo, y fue localizada a las 12.30 horas en un campo baldío a unos 1.000 metros de donde estaba colocado el artefacto, en una dirección que no era muy concreta respecto al aeropuerto o la base militar, mientras que la otra no estalló y fue desactivada por las Fuerzas de Seguridad del Estado.

El sitio donde estaban los lanzagranadas está "realmente alejado" de donde había indicado la semana anterior la banda terrorista, más cerca del polígono industrial Centrovía que de las instalaciones del aeropuerto civil y la Base Militar, insistió Fernández.

Las búsquedas anteriores, infructuosas

El día que ETA anunció la colocación de los lanzagranadas, el pasado 12 de octubre, se inspeccionó la zona de seguridad del aeropuerto y la Base Militar, unos 2.000 metros alrededor de ambas instalaciones, y se pasó por las inmediaciones de la zona donde fueron encontrados hoy, pero "no por el sitio exacto", explicó.

Sobre el artilugio explosivo, precisó que es muy similar a los lanzagranadas con los que ETA atentó el pasado día 10 de junio también contra el aeropuerto zaragozano, con explosivos de idéntica composición, indicó Fernández.

NOTICIAS RELACIONADAS: