Moratinos
Miguel Ángel Moratinos conversa con el presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida. J.L. Pino/ EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha admitido en la Comisión de Exteriores del Congreso que Marruecos le avisó de que iba a expulsar a Aminatu Haidar una noche antes. El ministro, que se ha presentado ante la Cámara baja a petición propia para explicar el caso de la activista saharaui, ha interrumpido la segunda parte de su comparecencia para gestionar el vuelo de regreso de Haidar a El Aaiún.

El Ministerio de Exteriores no aceptó, no apoyó, sino que rechazó la actitud de Marruecos

Haidar fue detenida a su llegada a El Aaiún el 13 de noviembre pasado, junto con dos periodistas españoles; fue devuelta a Lanzarote al día siguiente, y el 15 de noviembre comenzó con su huelga de hambre.

Durante su comparecencia, Moratinos ha admitido que su colega marroquí, Taieb Fassi Fihri, le avisó de la decisión del reino alauí de expulsar a Haidar cuando la activista permanecía detenida en el aeropuerto de El Aaiún.

"A las once de la noche"

Esa llamada se produjo "alrededor de las once de la noche" del día 13 de noviembre y es la forma en la que el Ejecutivo español se entera de la decisión marroquí, precisó el ministro español.

En esa conversación Moratinos trasladó a Fassi Fihri su "rechazo y condena" por esa expulsión. Al día siguiente, "cuando Haidar ya está volando", Fassi Fihri volvió a llamar al ministro español para informarle de que la defensora de los Derechos Humanos había sido expulsada.

"El ministerio de Exteriores no aceptó, no apoyó, sino que rechazó la actitud de Marruecos", insistió Moratinos, que consideró que el Gobierno ha explicado en reiteradas ocasiones cómo se desarrollaron los hechos una vez que Haidar llegó a Lanzarote.

"Decisión política"

Moratinos ha admitido que la expulsión fue "política y no administrativa". Ha asegurado que Fassi Fihri le informó de la expulsión para ponerle sobre aviso de la llegada de Haidar a Lanzarote, pero ha aclarado que esto no supone que el Gobierno español "diese complicidad o avalase" esa decisión.

Puedo respetar las declaraciones de la señora Haidar, que valen lo que valen, son legítimas y son las suyas

Varios grupos parlamentarios de la oposición han expresado sus sospechas de que el Ejecutivo dio orden a la Policía de Lanzarote para que dejara entrar a Haidar, como ella dejó constancia en su denuncia en la comisaría del aeropuerto.

El titular de Exteriores ha pedido que se dé credibilidad a la versión del Gobierno sobre la de la activista saharaui respecto a que se cumplió la ley y la policía actuó correctamente, sin instrucciones del Gobierno.

"Puedo respetar las declaraciones de la señora Haidar, declaraciones que valen lo que valen, son legítimas, son las suyas, son subjetivas.Yo les voy a trasladar la versión del Gobierno, con la misma subjetividad, pero con el apoyo de la legitimidad del Gobierno y la sinceridad del ministro de Exteriores", ha afirmado.