Haidar denunció un acuerdo entre España y Marruecos para expulsarla y secuestrarla

  • Puso una denuncia tras su llegada al aeropuerto de Lanzarote.
  • Avisa a las autoridades españolas de que "son responsables de las consecuencias que le puedan acarrear su huelga de hambre".
  • Señala que fue "presionada" para subir al avión.
La activista saharaui Aminatu Haidar.
La activista saharaui Aminatu Haidar.
REUTERS

Aminatu Haidar denunció un acuerdo entre los gobiernos de Marruecos y España para "secuestrarla y expulsarla", según consta en la denuncia, que presentó tras su llegada al aeropuerto de Lanzarote.

La activista saharaui presentó el 15 de noviembre la denuncia ante la Policía de Lanzarote acompañada por dos abogadas y un intérprete y en ella "advierte a las autoridades españolas de que son responsables de las consecuencias que le puedan acarrear su huelga de hambre".

La denuncia, de cinco folios, va dirigida "contra todas aquellas instituciones, entidades públicas o privadas y personas que resulten responsables de los hechos relatados", porque fue trasladada "a la fuerza" e indicó que "su vida y sus hijos están en el Sahara", lugar al que quiere volver.

Para Haidar "esta situación está producida por una complicidad entre el Gobierno marroquí y el Gobierno de España por la que Marruecos la expulsa y España la secuestra, violando así todos los derechos recogidos en la Declaración de Derechos Humanos".

Al llegar a España, explicó a la Policía que su permiso de residencia temporal fue concedido "únicamente por razones excepcionales de tipo humanitario", porque precisa tratamiento médico en España por el deterioro físico que le produjeron "sus años como desaparecida forzosa y, posteriormente, como presa de conciencia".

Viaje sin pasaporte

Antes de bajarse del avión, relató que fue obligada a venir a España y que el propio piloto le advirtió de que la tenía que llevar "porque el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha dado la conformidad". Le dijo al comandante que le habían quitado su pasaporte y que no quería viajar a España, "por lo que tendría que asumir su responsabilidad al trasladarla bajo presión".

Por ello, el piloto se negó y dijo no hacerse responsable de su traslado, pero el comisario provincial le indicó que "eso no le atañe" y que "sólo le interesa el billete de la pasajera". El comandante hizo dos llamadas para saber si podía viajar sin pasaporte y si podía viajar al ser residente en España.

La denuncia señala que, tras recibir una llamada, el piloto, que fue increpado por las autoridades marroquíes, accedió a las exigencias de los mandos policiales, pero ella insistió en su desacuerdo en ser enviada a territorio español y fue "presionada" para subir.

Haidar, que desconocía el lugar al que la llevaban, dijo al comandante que no iba a abandonar el avión y el piloto tuvo que llamar para advertir de ello. Agentes policiales se trasladaron al avión e informaron a la activista de que había "instrucciones de la Superioridad a fin de aceptarla en territorio español, siendo suficiente para su entrada legal en España tener la condición de residente temporal".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento