Los nuevos vehículos fueron presentados el pasado viernes.

Van dotados de rampa de acceso para facilitar la subida al bus, y tienen capacidad para 98 personas, 26 de ellas sentadas. El año pasado utilizaron el servicio de bus urbano 111 millones de pasajeros.