Tras este incremento, es la provincia de Castilla y León más cara para comprar un piso. En la región aumentó algo menos, un 11,6%. El precio de la vivienda protegida también se encareció en Valladolid un 8%, y alcanza los 926,3 euros.