El Gobierno ha aprobado un decreto que permite a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) reducir el suministro de agua siempre que lo considere necesario.

De esta forma, la Confederación que gestiona el Júcar, pero también la del Segura y el Tajo, puede adoptar las medidas que juzgue oportunas para combatir la sequía, puede incluso limitar los derechos concesionales.