Seguro que más de una murciana no se imagina salir a la calle sin ponerse los tacones, pero ¡cuidado!, su uso adelanta casi diez años el envejecimiento de los pies, según ha revelado a 20 minutos el traumatólogo del hospital Virgen de la Arrixaca César Salcedo.

El doctor dice que  el uso indiscriminado de tacones es la causa de que «cada vez  haya más chicas de poco más de 25 años con problemas en los pies, que antes eran típicos de mujeres de 50 años en adelante».

Según Salcedo, esto ocurre porque «los pies están preparados para que el peso del cuerpo recaiga sobre el talón y no sobre la parte delantera», que es la postura que fuerzan los tacones.

Los problemas

Juanetes: Es una de las dolencias más comunes en los pies de las mujeres. La elevación del talón origina una excesiva carga corporal sobre el extremo de los pies, lo que causa un desarrollo anormal de la unión ósea y del propio pie.

Metatarsalgia: Es un dolor de la cabeza de los metatarsianos. Genera callos o durezas en la planta del pie.

Fracturas de estrés: Las malas cargas alteran los huesos del pie y provocan fracturas.

Dedos en garra: La punta de los zapatos de tacón suele ser muy cerrada y favorece que los dedos se monten unos sobre otros. Con el paso del tiempo se producen contracturas.

Cuéntanos tu caso

¿Te pones tacones aunque te duelan los pies?, ¿por qué? 
Escríbenos a: nosevendemurcia@20minutos.es

Ojo con los tacones de vértigo

Quedan muy bien, estilizan la figura y a ellas les encanta, pero «tacones de más de más de cinco centímetros de altura son criminales para los pies», según César Salcedo. Por eso, recomienda que se utilicen sólo «en ocasiones especiales» y a poder ser de no más de cuatro centímetros de altura. Lo ideal, para un calzado que usemos todos los días, es que «sea cómodo y que tenga una pequeña elevación posterior de no más de dos centímetros y que no sea acabado en punta, para evitar que se amontonen los dedos de los pies», concluye.