Suecia: El sonido que vino del frío

  • Se ha consolidado como la segunda gran potencia europea en número de bandas de rock.
  • Está solo por detrás de Inglaterra.
  • Entre las causas: el clima, la educación y el apoyo de las instituciones.
El grupo sueco Backyard Babies.
El grupo sueco Backyard Babies.

"Será el frío...". Es la respuesta de muchos suecos a la pregunta de por qué salen tantos grupos de calidad de su país. Se cuentan por decenas: The Hives, Mando Diao, Backyard Babies, Caesars, The Sounds, Kent, Razorlight, Cult of Luna, The Soundtrack of our Lives, Shout Out Louds... La lista es interminable.

Las gélidas temperaturas pueden, sin duda, ser una causa. "Durante muchos meses del año, no puedes hacer otra cosa que jugar al ping-pong o montar una banda", asegura Jens, un sueco afincado en Madrid que en su día regentaba una tienda de discos en Lund, a 20 km de Malmö, al tiempo que trabajaba para el sello Bad Taste Records.

"Pero no es sólo eso", aclara. "En cada pueblo, por pequeño que sea, hay locales de ensayo gratis para los jóvenes. En Suecia hay dinero, y eso posibilita que dichos locales tengan un buen equipo y una financiación". El apoyo institucional a los nuevos grupos es total, hasta el punto de que las clases de música del colegio se imparten con una guitarra, un bajo y una batería, algo impensable en España.

De examen, dar un concierto

Ivar, un joven de madre sueca y padre español, pasó buena parte de su adolescencia en Jönköping, en el centro del país. Su examen final de  música en el equivalente a cuarto de la ESO consistió en dar un concierto ante sus compañeros y profesores. "Tocamos versiones de Iron Maiden y Refused", recuerda.

Otro de sus exámenes consistió en componer una canción de tecno-pop. "En el instituto, además de ciencias o letras, los alumnos pueden optar por un bachillerato exclusivamente musical", cuenta Ivar. "En líneas generales, la educación en Suecia es muy pragmática", sostiene. "Desde pequeño, tienes clases de carpintería, cocina, costura... siempre desde un prisma totalmente práctico".

Otro elemento a tener en cuenta es la gran influencia que el mundo anglosajón ejerce en la sociedad sueca. "En la música sueca se tiende a reproducir los géneros que triunfan en Inglaterra y EE UU. Suecia es como el Japón del rock", concluye Ivar.

El germen de Abba

Durante décadas, Abba fue el único grupo sueco con verdadera repercusión fuera de las fronteras del país. Los autores de Waterloo siguen siendo, a día de hoy, todo un referente a nivel interno, aunque a muchos grupos de rock todavía les cueste reconocerlo. "No es nada cool decirlo, pero Abba ha sido una gran influencia para nosotros", asegura el guitarrista y cantante de Mando Diao, Gustaf Norén.

Hoy en día los estilos exportables del país escandinavo van mucho más allá del rock. Desde la electrónica de The Knife hasta el hip-hop de Looptroop o el mestizaje de Timbuktu. Y es que, en materia de música, Suecia sigue y seguirá teniendo material para dar y tomar.

El penúltimo gran invento nórdico

Inventaron el revolucionario Ikea, la firma de ropa H&M y ahora, Spotify. Aplicando de nuevo la pragmática filosofía sueca, Daniel Ek dio forma en 2006 a un sencillo reproductor de música en streaming.

De forma completamente legal, el usuario puede escuchar las canciones de sus artistas preferidos a cambio de un anuncio cada diez minutos. En caso de no querer publicidad, puede pagar diez euros al mes. La fórmula ha sido un éxito, y hoy, Spotify cuenta con más de un millón de usuarios, el 80% de los cuales han abandonado el controvertido P2P.

Backyard Babies

"Si un niño sueco quiere ser músico, se le apoya"

Celebran 20 años juntos, lo que los convierte en una de las bandas más influyentes del rock escandinavo. Para celebrarlo, editan un lujoso libro de 120 páginas con tres CD y un DVD.

¿Cuál es el secreto para seguir juntos tanto tiempo?

Hay química entre nosotros, aunque a veces nos peleemos. Siempre hemos separado la amistad y el trabajo. Somos como una familia. Bueno, más bien como un matrimonio: seguimos viviendo juntos, pero ya no follamos (risas).

Su canción Minus Celsius apareció en Guitar Hero… ¿parte del futuro está en los videojuegos?

Lo cierto es que me pilla un poco mayor. Crecí con los pinball. Mi sueño era tener uno de nuestro grupo, como había uno de Kiss. Hoy estamos en otra época, la era digital... Pero en cierto modo hemos conseguido tener nuestro propio pinball (risas).

¿Qué tiene Suecia que exporta tanta creatividad?

El hecho de que el inglés sea nuestra segunda lengua es importante. Tenemos una gran influencia americana y británica. También es clave el hecho de que, durante años, Suecia contase con una banda reconocida mundialmente como Abba. Pero lo más importante es que hoy en día, si un niño sueco quiere ser músico, se le apoya. Se trata bien a los músicos.

¿Cómo ve la actual escena del rock sueca?

Hace poco tuvo un gran revival, pero luego muchos grupos cambiaron las guitarras por teclados. Sea como sea, lo cierto es que el rock and roll siempre estará ahí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento