La obra va a ser trasladada a Madrid para realizar una réplica en bronce, cofinanciada por Cajasur y el Ayuntamiento, antes de su devolución definitiva al Museo del Prado, entidad propietaria de la obra. Un equipo de expertos capitaneados por Leticia Azcue, jefa de Conservación de Escultura y Artes Decorativas del Museo del Prado de Madrid, harán dicha réplica, que ocupará una vez que esté lista el lugar de la auténtica del filósofo y su pupilo.