‘Wilma’ arrasa Yucatán y dirige su ojo hacia Cuba y Florida
. Foto
Después de un parsimonioso y lento paso por el Yucatán, el huracán Wilma ha dejado este fin de semana en esta península del sureste mexicano un triste balance de siete muertos y un millón de afectados. Después de tres días seguidos de lluvia y vientos huracanados sobre el estado mexicano de Quintana Roo, la vigésimo primera tormenta de la temporada en el Atlántico, además ha destrozado literalmente uno de los motores económicos de la zona, el turismo. El gobernador del estado, Félix González, recalcaba ayer que Wilma ha dejado en «situación crítica» el principal centro turístico del país, Cancún y su popular Riviera Maya, con localidades como Playa del Carmen, Cozumel o Isla Mujeres. «Los daños en infraestructura están por todos lados», señalaba el gobernador, refiriéndose a las «avenidas, calles, alumbrado, hoteles y escuelas». Después de convertirse el pasado miércoles en el huracán más potente registrado en el Atlántico, Wilma reducía su furia ayer hasta el nivel 2 de la escala Saffir-Simpson, con vientos de 160 kilómetros por hora. En su lento avance, ayer tocaba tierra en Cuba, en la región occidental de Pinar del Río, donde cerca de 640.000 personas habían sido evacuadas. La amenaza de la tormenta llevó ayer a varias compañías aéreas internacionales a suspender sus conexiones con La Habana, que ayer ya sufría fuertes precipitaciones. Por si fuera poco, la tormenta tropical Alfa, tras su paso por la República Dominicana, llegaba a sus costas orientales. A pesar de que Wilma había perdido fuerza, el Centro Nacional de Huracanes de EEUU, con sede en Miami, informaba de que la tormenta podría fortalecerse en su trayectoria rumbo a Florida, donde la región de los Cayos fue puesta en alerta.

Los españoles están bajo control

Entre las decenas de miles de turistas atrapados por Wilma en el «paraíso» caribeño, más de 3.000 son ciudadanos españoles que intentaban descansar en Cuba y México. Según señalaban ayer fuentes diplomáticas, todos ellos se encontraban en una situación de «plena normalidad» y afirmaban que «todo está bajo control». Asimismo, indicaban que no tenían conocimiento de ningún tipo de percance que haya afectado a la colonia española.

Un rastro destructivo

Las imágenes dan una idea de cómo ha dejado Wilma uno de los principales destinos turísticos de México, Cancún. El huracán ha afectado en ese país a un millón de personas. Tras dejar Yucatán, la tormenta se dirige hacia Cuba, que ya empezó ayer a sufrir fuertes lluvias. Ante la llegada del huracán a Florida, los surfistas aprovechan las olas formadas por el fenómeno, mientras que el estado se prepara para la emergencia.